Alberto Caparrós - Apuntes de campaña (I)

El CIS de Rappel y la sentencia del doctor House

«A tal extremo llega el optimismo del sondeo de Tezanos que el propio Puig no ha tardado en salir al paso para aplacar la euforia»

Alberto Caparrós
Actualizado:

En las filas del Partido Popular se le tiene más fe a las predicciones de Rappel que a los pronósticos de José Félix Tezanos. Este martes, el autoproclamado vidente vaticinaba una victoria de las formaciones de derechas en las elecciones generales. Un «cambio» que hacía extensible a los comicios municipales y autonómicos, como los que se celebrarán el 28 de abril en la Comunidad Valenciana porque Ximo Puig calculó que lo mejor para sus intereses era ir de la mano de Pedro Sánchez en busca de la movilización del voto útil de izquierdas frente al auge de Vox, constatado en las elecciones andaluzas.

Rappel deslizó su pronóstico en la terraza del mismo hotel en el que este jueves el presidente del PP, Pablo Casado, ha desgranado las claves de su programa económico ante la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE). Un acto, dicho sea de paso, con notables ausencias, como la de Juan Roig, desplazado a Berlín para respaldar a su Valencia Basket en la final de la Eurocup.

La previsión de Rappel no pasaría más allá de la anécdota y del morbo de guardar el enlace para comprobar la noche del 28 de abril si realmente posee dotes adivinotarias de no ser porque a la r eferencia oficial en materia demoscópica -el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)- no se la toman en serio ni los propios compañeros socialistas de José Félix Tezanos.

De hecho, el mismísimo portavoz del PSPV en las Cortes Valencianas, Manuel Mata, alertó con el sondeo en caliente de que «las encuestas tienen mucho arte». Tanto, que el holgado triunfo que vaticina Tezanos ha puesto en guardia a los socialistas que, conforme ya contó en este mismo periódico Rosana B. Crespo, temen que el exceso de confianza desmovilice al electorado de izquierdas en unas elecciones en las que, si bien es cierto que se han duplicado las solicitudes de voto por correo, un puente festivo en la Comunidad Valenciana podría propiciar una abstención que no ha detectado el CIS.

Imagen de la firma del acuerdo por la cooperación entre los partidos valencianos
Imagen de la firma del acuerdo por la cooperación entre los partidos valencianos - ABC

A tal extremo llega el optimismo del sondeo de Tezanos que el propio Puig no ha tardado en salir al paso para aplacar la euforia y advertir de que el sondeo revela que el 38,7 por ciento del electorado todavía no ha decidido el sentido de su voto.

El PSPV no es único partido que recela del CIS. Compromís piensa que las encuestas siempre infravaloran sus posibilidades. Ciudadanos, pese a salir bien parado, aspira a más. Y Vox y el PP se fían ahora mismo más de Rappel que de Tezanos. Los primeros se frotan las manos ante el «recicibimiento triunfal» que esperan para Santiago Abascal el día 25 en el Museo Príncipe Felipe de Valencia. Los segundos optan por ser «correctamente políticos» -conforme reza el lema de campaña de su candidata Isabel Bonig- y solo piensan en una remontada. En lo que todos coinciden -salvo Tezanos- es que «la noche del 28 será muy emocionante». Y es que antes las encuestas, Manolo Mata parafraseó la sentencia del doctor House: «Todos mienten». Unos más que otros, añade un servidor.

Alberto CaparrósAlberto CaparrósJefe de secciónAlberto Caparrós