TRIBUNALES

El exsecretario general de RTVV admite abusos a trabajadoras y elude la prisión

Vicente Sanz reconoce los hechos y pagará una indemnización total de 210.000 euros a las tres víctimas

VALENCIAActualizado:

El exsecretario general de la extinta RTVV Vicente Sanz pagará una multa de 15.840 euros por acosar y abusar sexualmente de tres extrabajadoras del ente público, tras reconocer en el juicio señalado para este martes en la Audiencia de Valencia los hechos que se le atribuían y por los que las acusaciones le pedían hasta un máximo de 24 años y nueve meses de prisión.

Sanz, a preguntas del tribunal, ha reconocido los abusos, con lo que se le ha fijado la multa de 15.696 euros --por tres delitos de acoso sexual y otros tres de abuso sexual-- así como el pago de una indemnización total de 210.000 euros para las tres extrabajadoras (una de ellas recibirá 60.000 euros y las otras dos 75.000 cada una).

Las acusaciones han aceptado una rebaja de sus peticiones iniciales, en las que se reclamaban más de 20 años de prisión

En una conformidad alcanzada en la Audiencia de Valencia, las acusaciones (Fiscalía y los sindicatos CCOO e Intersindical) han aceptado una rebaja de sus peticiones iniciales, en las que se reclamaban más de 20 años de prisión. Además, las víctimas han calificado como ''satisfactorio'' el acuerdo de conformidad.

En caso de que Sanz se declarara insolvente, RTVV (que fue condenada como responsable civil subdiario) tendrían que pagar la cantidad establecida y no implicaría prisión para el condenado.

Llegada a los juzgados

Sanz ha llegado a la Ciudad de la Justicia sobre las 9.30 horas, media hora antes del momento fijado para el inicio del juicio por el que se enfrenta a penas que oscilan desde los 20 años hasta los 24 años y nueve meses por presuntos abusos sexuales.

A su llegada le esperaban decenas de extrabajadores de la extinta cadena pública que le han recibido bajo el grito de "a presó". A la entrada, al ser preguntado por los periodistas por si había mantenido relaciones sexuales con las denunciantes, ha respondido primero que no. Seguidamente, al ser interpelado por si mantuvo relaciones consentidas, ha dicho: "Sí, sí" y ha señalado que lo explicará a la salida de la vista.

Esta causa saltó a la luz en febrero de 2010, cuando tres trabajadoras de RTVV denunciaron en los juzgados de Paterna a Sanz, exnúmero dos del ente público, y relataron vejaciones sexuales, amenazas y miedo. Describían encuentros, a petición de Sanz, en el despacho de éste y otros en su apartamento en Canet (Valencia), en los que supuestamente se les pedían favores sexuales.

Entre 2007 y 2010

Algo más de un año después, en julio de 2011, el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Paterna procesó a Sanz al considerar que había indicios de que el acusado --destituido de su cargo público en mayo de 2010 tras las denuncias-- se prevalió de su puesto para solicitar entre los años 2007 y 2010 favores de naturaleza sexual a estas tres periodistas. Con ello, el juez estimaba que se había creado en estas personas una situación "gravemente intimidatoria y humillante".

Sanz ocupaba un cargo en RTVV desde 1995; fue presidente del PP en Valencia entre 1993 y 1994, presidencia que dejó tras divulgarse una grabación en la que decía que estaba en política para "forrarse", que le fue grabada a propósito de la adjudicación supuestamente irregular de los mapas sonoro y verde de Benidorm (Alicante) a una empresa.

Por otro lado, Vicente Sanz también está imputado en otro procedimiento, la pieza 4 del caso Gürtel que se instruye en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana y en la que se investigan presuntas irregularidades en contrataciones de RTVV con motivo de la visita del Papa en 2006 a Valencia.