Decenas de manteros en las calles de Barcelona
Decenas de manteros en las calles de Barcelona - INÉS BAUCELLS

Piden a Ada Colau que explique si el Ayuntamiento avisa a los manteros antes de las redadas policiales

El sindicado SAPOL asegura tener la percepción de que el gobierno de la ciudad avisa a los manteros y considera que el gobierno municipal está creando un problema que puede conducir a «batallas campales»

D.C.
BarcelonaActualizado:

El PDECat se ha hecho eco hoy de la denuncia del sindicato mayoritario de la Guardia Urbana de Barcelona, SAPOL, según la que el gobierno municipal avisa a los manteros de las operaciones policiales, y ha «exigido» explicaciones a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El concejal de Seguridad del grupo Demòcrata, Jordi Martí, ha anunciado en un comunicado que pedirán la comparecencia del ejecutivo municipal en comisión, tras las vacaciones de verano, para «reclamar explicaciones y determinar responsabilidades por posible prevaricación y por tirar por tierra el trabajo de la Guardia Urbana contra el fenómeno de la venta ambulante ilegal».

El sindicado SAPOL, según publicó el diario digital «El Mon», ha denunciado tener la percepción de que el gobierno de la ciudad avisa a los manteros de las operaciones de los cuerpos policiales y considera que el gobierno municipal está creando «un problema de seguridad grave» en la ciudad que puede conducir a «batallas campales», informa Efe.

Según Martí, la denuncia de SAPOL sobre el hecho de que el gobierno de los comunes avisa a los manteros cuando es inminente una intervención contra el top manta es «de una gravedad extrema». En su opinión, es urgente un pronunciamiento del gobierno municipal al respecto, por lo que su grupo pedirá la comparecencia del gobierno en la primera reunión de la Comisión de Presidencia del nuevo curso político «para pedir explicaciones y, eventualmente, exigir responsabilidades».

Asimismo, considera que si esta denuncia es cierta, se trataría de un hecho «gravísimo» que podría tener consecuencias sobre la integridad de los agentes de la Urbana, en función de la violencia y la agresividad demostrada por algunos vendedores del top manta en las últimas semanas.