Josep Ramón Bosch, en una foto de archivo
Josep Ramón Bosch, en una foto de archivo - Inés Baucells

Bosch (SCC): «El Estado debería ser generoso con los presos si hay un arrepentimiento sincero»

El presidente de Sociedad Civil Catalana insiste en que «no se puede banalizar» con la aplicación del artículo 155

BarcelonaActualizado:

El presidente de Sociedad Civil Catalana (SCC), Josep Ramon Bosch, ha dicho que hablar de indultos a los líderes independentistas juzgados por el 1-O es precipitado, pero «si hay un arrepentimiento sincero, el Estado debería ser generoso».

En una entrevista de El Periódico recogida por Ep, opina que en octubre de 2017 «hubo un intento claro de subvertir la legalidad y, si se quiere llamar así, pues sí, aunque no es un golpe de Estado al uso». «No se puede comparar con lo que sucedió el 23F. Y, por cierto, el juicio es un tiro en el pie de los independentistas porque está evidenciando su engaño monumental», ha añadido. También ha afirmado que, dentro de la Constitución y el Estatut, «hay que hablar con todo el mundo», lo que excluye una consulta sobre la autodeterminación de Catalunya.

«Los planteamientos para dialogar y discutir tienen que ser claros. No se puede hablar de hacer un referéndum ilegal», ha defendido. Bosch ha rechazado tachar a Vox de extrema derecha y ha comparado su crecimiento al que tuvo Podemos tras la crisis económica: «Es un fenómeno como lo fue Podemos, de cabreo y hastío por muchos motivos», y el proceso soberanista es el principal.«Cuando a ti te dicen que España te roba, te llaman ladrón constantemente y ves que no hay una voz que contradiga esto, al final la gente compra un discurso duro. No es justificación, es un simple análisis de la realidad», ha argumentado.

No «banalizar» el 155

Bosch había señalado con anterioridad que aplicar el artículo 155 de la Constitución no resolverá el proceso independentista, y SCC emitió entonces un comunicado defendiendo una estrategia «de largo plazo y amplio alcance» para Catalunya que vaya más allá del 155. «No se puede banalizar de esta forma un artículo o amenazar con veleidades sobre algo que realmente es muy serio. No se puede jugar con fuego», ha subrayado ahora Bosch.

Tras su vuelta al liderazgo de SCC -ya fue su presidente de 2014 a 2015- «ha habido unas 400 ó 500 bajas, pero también unas 400 altas», y lo ha atribuido al clima preelectoral y a su postura sobre la lengua. «Las bajas se han producido porque mi intención es hacer un discurso sobre todo en catalán. Eso no significa que dejemos de apoyar el castellano; que no se me malinterprete. Pero la división en Catalunya es muy clara entre catalanohablantes y castellanohablantes, y lo que tiene que hacer SCC y los partidos constitucionalistas es no permitir que la lengua, que es el vehículo de comunicación, lo sea de división», ha dicho.