José María Manzanares  Cayetano Rivera Ordóñez  FARICLE  José Tomás
José María Manzanares Cayetano Rivera Ordóñez FARICLE José Tomás

La temporada taurina 2007

ANTONIO SANTAINÉS CIRÉSBARCELONA. Al llegar las fiestas navideñas recordamos con mayor intensidad aquellas largas temporadas taurinas que empezaban en febrero y concluían en diciembre para dar paso a

Actualizado:

ANTONIO SANTAINÉS CIRÉS

BARCELONA. Al llegar las fiestas navideñas recordamos con mayor intensidad aquellas largas temporadas taurinas que empezaban en febrero y concluían en diciembre para dar paso a la venta de pavos de Salamanca cebados con bellotas dulces. Un pasado con buenos aficionados y grandes toreros.

Barcelona fue cátedra del toreo, respetada en todo el planeta de los toros y por obra y gracia de un gran empresario, don Pedro Balañá Espinós, por nuestros cosos desfilaron, el mayor número de veces, las más destacadas figuras.

Esta temporada se ocupó del mismo la Empresa Funciones Taurinas, S. A. capitaneada por Toño Matilla. A los que vivimos aquellos inolvidables momentos de esplendor, poco, mejor dicho, nada, han de venir a contarnos de fuera.

Al darnos un avance de lo que iba a ser el 2007, un informador pidió más detalles y obtuvo como única respuesta que volvía José Tomás, reaparecía en Barcelona y holgaba decir más. La respuesta me pareció muy mucho improcedente. Pero el tiempo le dio la razón.

Tomás, y poco más

La reaparición de José Tomás el 17 de junio constituyó una singular efemérides. Se llenó la Monumental hasta el tejado. Y al repetir dicho diestro el 23 de septiembre se reprodujo la explosión de entusiasmo y volvió a llenarse el coso.

La temporada -corta, con algún espectáculo escogido, aunque pocos- fue considerada oportuna. Se celebraron 14 corridas de toros, 2 festejos del arte del rejoneo y una novillada. Inició su andadura el 15 de abril de 2007 con seis toros de El Ventorrillo para el Juli, José María Manzanares y Alejandro Talavante y finalizó el 23 de septiembre con seis toros de Joaquín Núñez del Cuvillo para César Rincón, José Tomas y Serafín Marín.

La tarde del 17 de junio sirvió por obra y gracia de José Tomás para desvelar erróneas interpretaciones. En Barcelona hay, confirmado por enésima vez, gran afición a los toros aunque esté en duermevela. Destacar el gesto de cortesía de dicho diestro reapareciendo en nuestra plaza. Respeto y considero, aunque no comparto, su forma estática o pétrea de concebir el toreo. Así mismo me congratulo de su vuelta a los ruedos pues constituyó un positivo revulsivo en el escalafón de matadores.

Algunos destacados

Entre los matadores de toros que más destacaron o que más captaron nuestra atención, citaremos a José María Manzanares. Toreó el 15 de abril en la función inaugural. Con su primer toro, el llamado Lamioso, negro, de El Ventorrillo cuajó una faena de las mejores, o quizás la más pausada, bella y de más temple de la temporada. Cortó dos orejas y sus finas maneras cristalizaron también en el quinto, el toro Acomplejado. Mereció repetir a corto plazo. Anunciado para la última de la temporada no pudo actuar por estar atacado por el dengue, enfermedad contraída por la picada de un mosquito.

En esta misma línea de buen toreo, pero de otro corte, estuvo Cayetano el 17 de junio con un público que fue a la plaza a ver a José Tomás -que cortó tres orejas- y salió de la plaza hablando y ponderando también a Cayetano. Del único que no dijo ni pío fue de Finito de Córdoba que estuvo toda la tarde de convidado de piedra. Sigo sin explicarme como lo repitieron en la corrida del 22 de julio con el Cordobés y Sebastián Castella.

Continúo con Cayetano que estoqueó los toros Ignorado y Postinero, de Joaquín Núñez del Cuvillo, como toda la corrida, que fue sin dura, el mejor encierro lidiado en Barcelona. Cuajó dos excelentes faenas parejas en hondura y temple, más sosegada la última y a este toro lo mató recibiendo, suerte de la que salió atropellado. Cuatro orejas, en tarde tan comprometida, hablan por si solas. Al sexto toro, le dieron la vuelta al ruedo por su bravura y nobleza.

Si ocurre esto en los tiempos de don Pedro Balaña Espinós lo repite al día siguiente con Manzanares. Y, llenazo. Ya sé que los tiempos cambian. Sin duda para peor. Más cosas. Enrique Ponce toreó una sola tarde, el 6 de mayo, registrándose en la plaza algo menos de media entrada. Cortó una oreja en cada toro. Cumplió. Su toreo fue elegante y fino. Produce la sensación que domina al toro pero en mis notas tengo apuntado el comportamiento de su segundo: De asombrosa nobleza. He aquí la causa fundamental por lo que a mí no me enardece.

Hay que cuidar el ganado

A estas alturas de mi resumen de la temporada aconsejaría a quien o a quienes regentan ahora los designios de la plaza que cuidaran, la variedad de divisas, la selección de las ganaderías. La peligrosa monotonía en la que están sumergidos muchos toreros es la lógica continuidad que les ofrece el toro tontito. Del encierro de Núñez del Cuvillo lidiado el 23 de septiembre, el lote de José Tomás fue el menos apto para su clase de toreo. Dio excelente juego el que abrió plaza, el Portugués, 125 negro mulato bragado que pesó 507 kilos. Un toro muy terciadito que le permitió a César Rincón, que se despedía, torear a sus anchas y divertirse. Cortó las dos orejas.

El Juli toreó dos corridas el 15 de abril y el 22 de septiembre y en esta última tarde le aprecié notables progresos. Muy puesto con el toro y con deseos de agradar. Cortó una oreja de cada toro. Serafín Marín, restablecido de su muy grave percance toreó tres tardes en Barcelona. El 10 de junio, 2 y 23 de septiembre. No acusó el susodicho percance. La primera tarde cortó las dos orejas al toro Sultán de Juan Manuel Criado. El 2 de septiembre obtuvo una oreja de cada toro y el 23, tras una notable faena al sexto cortó las dos orejas de este toro llamado Lanudo de Nuñez del Cuvillo al que estoqueó admirablemente. El Cid continúa sin conectar con el público catalán. El 15 y el 22 de septiembre toreó Sebastián Castella. La espada le jugó una mala partida y pasó con más pena que gloria.

En la corrida del 15 de julio se despidió del toreo en nuestra ciudad Jesulín de Ubrique, actuando con el Cid y Castella. Los toros eran de Valdefresno y el último que estoqueó llamábase Buscatriunfos. La faena fue larguísima, sonando un aviso antes de entrar a matar. Y Jesulín, el torero amado por las mujeres, dio la vuelta al ruedo. El Fandi deleitó a los deportistas con las banderillas y el 22 de septiembre Miguel Ángel Perera, muy quieto y fino con el toro Elegido de Victoriano del Río me gustó y cortó dos orejas y otra en el sexto.

El 19 de agosto se suspendió la corrida a causa de la lluvia. El mismo cartel con toros de Guadalest para Javier Conde, Morenito de Aranda y Daniel Luque se celebró el 16 de septiembre.

El 24 de junio lidiaron novillos de Alipio Perez Tabernero López Díaz, Jiménez Caballero y Enrique Guillén.

Dos de rejoneo

Hubo dos corridas del arte del rejoneo, el 20 de mayo con toros de Castillejo de Huebra actuaron Fermín Bohórquez, Diego Ventura, que tuvo una gran tarde cortando cuatro orejas y Leonardo Hernández las dos del sexto. El 8 de julio, con toros de Sánchez Cobaleda rejonearon Antonio Domecq, Sergio Galán y Diego Ventura que cortó una oreja en cada toro y una en el quinto Sergio Galán.

¿Se produjeronmás cosas ? ¡ Claro que sí !. De haberlas, las hubo. Pero el representante o apoderado de José Tomás aseguró que la temporada empezaba y terminaba con José Tomás. Y, así ocurrió. Fue el único que produjo el sonrojo colgando el cartelito de «Agotadas todas las localidades». Os lo he dicho y aún os he contado algunas «cosicas» más. ¡Feliz 2008!