Mujeres líderes, en la vida y en los negocios

El IESE Women in Business Club celebra la primera conferencia sobre el liderazgo de las mujeres que no renuncian a compatibilizar su vida privada con la profesional

BARCELONAActualizado:

Es la primera vez en la historia que el IESE Women In Business Club organiza una conferencia titulada “Strides to Success” sobre los pasos que debe seguir la mujer para lograr el éxito en la empresa y para que ellas tengan las mismas posibilidades que los hombres en el mercado. Isabel Villamor, presidenta del Club y alumna del MBA, apunta que esta jornada se ha constituido por la falta de ejemplos de mujeres líderes que han sido capaces de llegar a la cima de una compañía, sin renunciar a su vida privada.

Cristina Badenes, encargada de las Relaciones Institucionales y del Desarrollo Corporativo de Meridia Capital, subraya que, como madre de cuatro hijos, “no ha sido fácil trabajar a tiempo completo porque adoro mi trabajo, pero mi familia es mi prioridad”. La directiva recuerda que, cuando su jefe la entrevistó 10 años atrás, fue honesta y no tuvo miedo a preguntar a su superior si sería posible compatibilizar la vida familiar con la personal, sin que ello repercutiera negativamente en los resultados de la empresa. En concreto, Badenes le anunció: “mi familia no es negociable” y su jefe lo entendió. El caso de Cristina sirve de guía para muchas jóvenes que emprenden sus respectivas carreras.

Microsoft: menos pero con más talento

El sector financiero y la banca son los sectores que menos margen de maniobra y libertad ofrecen a las mujeres por la necesidad de presencia física. En el lado opuesto está el sector farmacéutico, mercado en el que se congregan más mujeres. Sin embargo, Ana Alonso, directora de la división de Grandes Empresas y Partners de Microsoft, revela que en su compañía entran menos mujeres, pero las que se adentran en dicha división tienen más éxito, puesto que las mujeres prefieren “el networking” y porque “ellas intentan crecer en la misma entidad”. La realidad actual es que la mujer ha tomado el rol predominante como líder en las empresas tecnológicas españolas. Un ejemplo es la directora de Microsoft, Pilar López.

Ana Alonso también ha razonado que combinar la vida profesional con la personal “ayuda a retener el talento femenino”, acción que ya han adoptado en su empresa. Asimismo, ha reconocido que es importante la “diversidad”. Según Patrick Gaonach, presidente de Schneider Electric en la zona Ibérica, los nuevos negocios son complejos, están llenos de incertidumbre y de ambigüedad por lo que es importante “la diversidad de géneros”.

Diversidad de genero

Para Gaonach hay tres acciones que son básicas: la determinación, acelerar la carrera y la cultura de transformación. En ellas, entra en juego el compromiso de un líder, tener un comité global y, sobre todo, el valor de la mujer en la empresa. También se apuesta por los grupos de balance de género, los programas para el desarrollo del liderazgo femenino, tutorías para dirigentes, etc. El objetivo de la nueva era es aumentar la conciencia de los líderes en el avance de planes locales y la diversidad de géneros.

Hoy día, Schneider Electric integra cinco mujeres en la junta y otras cinco en calidad de presidentas de zona. El 20 % de mujeres tienen un puesto clave en la compañía. Y es que en los últimos tres años “hemos contratado a 23.460 mujeres”. Para Gaonach, la autoconfianza y la ambición de la mujer son un plus para prosperar hacía el éxito empresarial.

El desafío de la maternidad

Para llegar a ser una buena directiva debes ser capaz de “unir a la gente y llevarla hacía un gol”, así como tener credibilidad y obtener buenos resultados profesionales, atestigua Isabel Villamor. No obstante, según la alumna del MBA, la preocupación llega cuando una mujer decide ser madre, un desafío que debe plantearse en un escenario en el que la igualdad entre hombres y mujeres sigue siendo invisible.

Eghosa Oriaikhi, directora Europa Africa Rusia Caspian CWI en Baker Hughes, ha puntualizado que el problema de la mujer en el mercado laboral pasa también por la brecha salarial existente, es decir, una “injusticia salarial que debe mejorarse y que es responsabilidad de ambos géneros” apostilla Isabel Villamor.

Mujeres más formadas

Dejando al margen los ingresos, Carolina Schmidt, ex ministra de Educación en Chile y de asuntos de la mujer de Chile, informa que las mujeres están más formadas que los hombres, ya que hay más mujeres graduadas que consiguen un mejor rendimiento y son mejores empresarias. A pesar de ello, “se ignoran o realmente no se cree en los beneficios que una mujer puede aportar en la empresa, sobre todo, en la toma de decisiones”. Y es que la realidad se centra en “la percepción de que la mujer tiene una menor capacidad para el liderazgo”. No obstante, todas las hipótesis son un error porque “la mujer, actualmente, forma equipo en la compañía y lo único que quiere es tener vida personal”, señala Schmidt.

La profesora del IESE Business School, Núria Chinchilla, alerta de la falta de mujeres en los comités ejecutivos: un 31% en el mundo y un 37% en España, lo que supone un problema. Por último, Carlota Pi Amorós, co fundadora y CMO en HolaLuz.com, apuesta por la integración de la mujer en la empresa como un valor de generación de valor del cliente, del equipo y para la misma empresa. La ingeniera también ha mantenido que ha de existir un balance entre lo personal y lo profesional porque “no somos superwoman, somos personas y tenemos que vivir honestamente con nosotras mismas”.