Historia para los más pequeños en «Atles del temps»
Historia para los más pequeños en «Atles del temps»

Lecturas contra la congelación de enero

SERGI DORIABARCELONA. Dicen que el regalo estrella de las pasadas fiestas fue el libro electrónico, pero nada como el clásico ejemplar en papel al que nunca se le descarga la batería. Y si ese papel

SERGI DORIA | BARCELONA
Actualizado:

Dicen que el regalo estrella de las pasadas fiestas fue el libro electrónico, pero nada como el clásico ejemplar en papel al que nunca se le descarga la batería. Y si ese papel corresponde a lo que Paul Morand llamaba tendres stocks, en este caso mercancías con pedigrí estético o literario... ¿Qué mejor recursso contra la agonía de la imaginación que nos invade en la congelada cuesta de enero? Ahí va una selección de joyas editoriales engarzadas en lengua catalana: la Gran Reserva «dels Reis» de la lectura...

La catedral del Tiempo

En el ámbito de las traducciones, una «bonne nouvelle»; los lectores de Proust hubieron de padecer durante años la traducción que Jaume Vidal Alcover perpetró con «A la recherche du temps perdut». Para remediarlo, Viena nos regala «Combray», la primera parte de «El camino de Swann», en una límpida traslación de Josep Maria Pintó. La hipnótica cadencia proustiana que encadena frases nos llevará por los meandros de la literatura más evocadora: «Durant molt temps me´n vaig anar a dormir d´hora. De vegades, tot just apagada l´espelma, els ulls se´m tancaven tan de pressa que no tenia temps de dir-me: ´M´estic adormint´...» Combray, el señor Swann, Odette, la frase de Vinteuil, la magdalena... Una catedral de la memoria que se levanta entre las sombras de la noche para consolarnos de la banalidad del presente.

Atlas y artistas

Si Proust retorna a los paisajes de la infancia envuelto en olores, sabores y motivos artísticos, los más pequeños de la casa pueden recorrer la Historia provistos del «Atles del temps» de La Galera. Un libro que se despliega como un acordeón o como un «estenedor de roba» para guiarnos de la Prehistoria hasta nuestros días con viñetas y fechas «inolvidables». El mismo propósito pedagógico enmarca «Artistes insòlits». Daniel Monedero y Óscar T. Pérez proponen un catálogo de pintura diferente: en lugar de plantearse como una exposición de obras, se profundiza en la personalidad de los autores de las obras para entender estilos y motivos pictóricos: el autoretrato, la pintora que pinta siempre el mismo cuadro, los artistas de las sombras, el pintor «a la moda»...

Cellers como catedrales

Y hablando de arte, el de las bodegas, donde reposa el vino, la más bella alegoría sobre la cultura macerada con la experiencia. En «Catedrals del vi» (Angle), Raquel Lacuesta y los fotógrafos Pepo Segura y Marc Sixto nos conducen por los templos de la Enología, el último de los saberes que desafía a la improvisación que martiriza nuestro vivir cotidiana. En cada «celler» resuenan las voces del pasado y en cada «tast» recobramos el poder evocador de la magdalena proustiana. Con once denomianciones de origen, apunta la autora, «el client que compra un Alella, assaboreix un Pla de Bages o tasta un Terra Alta reconeix en el vi la qualitat d´un territori, d´una gent i d´una feina ben feta». Arquitecturas, paisajes, tinas, botellas, etiquetas, históricas cooperativas. El periplo enológico como alternativa al turismo masivo que padecemos.

Memoria popular

La memoria popular tiene en Josep M. Espinàs su más ameno cancerbero. Se cumple medio siglo desde que el hombre «dels viatges a peu» se introdujo en la Fira de Salàs (Pallars Jussà). Ataviado con al típica blusa se confundió entre los compradores y vendedores de mulas y escuchó el regateo de las pujas. En «L´última Fira de Salàs», La Campana recupera en edición bilingüe aquel reportaje que publicó el semanario «Destino» sobre el microclima de una fiesta de seis siglos. A la calidad de la prosa, Espinàs añade el realismo social de sus fotografías en blanco y negro.

Los viajes de Marco Polo

Si el Espinàs periodista nos redescubre un mundo abolido, Marco Polo quiso aprehender el mundo: en 1271 salió de su Venecia natal con su padre y tío por la famosa Ruta de la Seda, hasta la China que gobernaba el emperador mongol Kublai Khan. De aquella experiencia, que abrió nuevas geografías a la civilización occidental, surgió «La descripció del món» (Proa). Conocida también como «Llibre de les meravelles», la versión integral de la obra ve la luz por primera vez en catalán presentada por el profesor Francesco Ardolino y traducida por Manuel Forcano. Con el incunable entre las manos, Colón urdió aquel viaje a las Indias que acabó en Descubrimiento de América.

Monumental trilogía

Y de la Historia a las historias. Tras el éxito de Libros del Asteroide en su recuperación del escritor Robertson Davies (1913-1995), Empúries agrupa en un volumen los tres títulos de la «Trilogía de Deptford»: «El cinqu_ en joc», «La mantícora» y «El món dels prodigis», vertidas al catalán por Carles Miró y Ferran Ràfols. Tres personajes-Boy, Dunstan y Paul- con vidas marcadas por el sentimiento de culpa. Un día aciago, Boy lanzó una bola de nieve a Dunstan con una piedra en el interior y cuando este la esquivó, la bola fue a dar a una mujer embarazada... El susto y la histeria precipitarán el parto prematuro de Paul, un bebé debilucho y frágil. Una lectura en la más pura tradición americana: perfecta para diseccionar las relaciones humanas. Sobre todo si hemos sobrevivido a la Navidad.

Regalarse un Nobel

La literatura es supervivencia y a ella se aferraron los escritores de la Europa tomada por el estalinismo. La rumana Herta Müller, último premio Nobel de Literatura de 2009 es un ejemplo de cómo resistir al totalitarismo desde la literatura. Descendiente de la minoría alemana, la dictadura de Nicolae Ceaucescu le obligó a exiliarse en 1987 a Berlín. Allí vieron la luz una veintena de libros, entre los que destacan las novelas «L´Home és un gran faisà en el món» o «La b_stia del cor» que ahora podemos leer en catalán de la mano de la editorial valenciana Bromera. La Rumania del Conducator y la Securitate y su atmósfera opresiva descrita con una prosa seca: un testimonio sobre la Europa que permaneció medio siglo secuestrada por el «socialismo real».