La lengua propia de la enseñanza en Cataluña es el catalán
La lengua propia de la enseñanza en Cataluña es el catalán - I. BAUCELLS

Cataluña niega un curso más la opción de la enseñanza en castellano

Pese al recurso de la Abogacía del Estado, sigue sin incluir la casilla del español en la preinscripción escolar

BARCELONAActualizado:

La escolarización en castellano sigue sin ser una opción en las escuelas catalanas. Por doceavo año consecutivo, la Generalitat ha vuelto a omitir en el folleto de preinscripción escolar la casilla que permite a los padres elegir el español como lengua de escolarización para sus hijos marcando una simple «x», tal como ha podido comprobar ABC.

La Generalitat lleva desde 2005 desoyendo las sentencias que le obligan a restablecer la polémica casilla lingüística en la preinscripción escolar. Los tribunales le han dado varios ultimátums para que modifique el formulario y la Abogacía del Estado recurrió, en mayo de 2015, la normativa a fin de garantizar a las familias el derecho a escolarizar en castellano a sus hijos en los primeros años de enseñanza, tal como avala la ley, y a que reciban más clases en esta lengua en la etapa de Educación Primaria (al menos un 25 por ciento). El Gobierno reclamó como medida cautelar que se abriera un nuevo plazo de matriculación en el «que se incorpore en su oferta y planificación educativa» el uso del castellano «en una proporción razonable» y rechazó la atención individualizada como garante de ese derecho. Finalmente, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) no aceptó el recurso y todo siguió igual.

Amparándose en la LEC

La Generalitat sigue perpetuando su modelo de preinscripción amparándose en la Ley Educativa Catalana (LEC), aprobada en 2009 y que blinda la inmersión lingüística. Según ha podido comprobar este dirario, el nuevo folleto de preinscripción para el curso 2016-2017, que ya puede consultarse en la web oficial del departamento de Enseñanza, sigue sin brindar a los padres la oportunidad de elegir de forma directa -marcando una casilla- la lengua en la que desean que sus hijos reciban la primera enseñanza. Desde 2005, el gobierno catalán omite la polémica casilla y solo da a las familias la opción de señalar en el formulario las lenguas que entiende su hijo.

Si los padres quieren que su hijo estudie en castellano, el gobierno autonómico se limita simplemente a proporcionar atención individualizada al alumno y siempre que antes sus progenitores lo hayan solicitado presencialmente a la dirección del colegio. Esa petición vuelve luego a la consejería. Las familias no tienen otra opción que realizar ese peregrinaje, pese a que hay sentencias firmes (varias del TSJC y una del Supremo) que obligan al departamento que dirige Meritxell Ruiz a escolarizar totalmente en castellano durante los primeros años de enseñanza a todos los alumnos que lo soliciten.

C's y PPC recurren al Síndic

Por lo que respecta a Educación Primaria, las sentencias marcan que el alumno que pida más castellano reciba al menos un 25 por ciento de las clases en esa lengua pero no de forma individualizada sino junto a sus compañeros de aula. Ciutadans (C's) y el PPCpidieron el lunes al Síndic de Greuges de Cataluña, Rafael Ribó, que actúe de oficio para garantizar la enseñanza en castellano de las familias que lo pidan.

Menos clases de P3 por la caída de la natalidad

Por otro lado, la consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz, confirmó ayer durante la presentación de la oferta de plazas para la preinscripción del próximo curso 2016-2017 que Cataluña tendrá 107 clases menos de P3, la mayoría de las cuales se cerrarán en escuelas públicas (67) y las 40 restantes serán previsiblemente en centros concertados, por el descenso «histórico» de la natalidad. Ruiz también anunció que el plan piloto de jornada intensiva de centros de Primaria, que ya se realizaba en escuelas de varios municipios, se ampliará a otros 18 colegios de todo el territorio catalán.