Francisco Igea

«Nuestro gran triunfo sería seducir a los votantes del PP para que cambien a Cs»

El vicepresidente de la Junta destaca en la tertulia Cope-ABC que Ciudadanos ha «exprimido» sus votos «lo máximo posible»: «Si alguien es capaz de hacer más que lo diga»

ValladolidActualizado:

Entre la toma de posesión de su secretario general de la Consejería de Transparencia, José Miguel García, y la del gerente de Sacyl, su mano derecha, Manuel Mitadiel, conversamos en la tertulia política Cope-ABC con el nuevo vicepresidente de la Junta de Castilla y León. No se cansa de decir que ha venido «a trabajar» y que eso lo van a notar desde el primer día los ciudadanos, sus cargos y sus socios de gobierno. Pese a lo que nos tenía acostumbrados a los medios de comunicación, ya no es fácil provocarle una mínima crítica contra el PP o contra el que fue su contrincante, y ahora presidente, Alfonso Fernández Mañueco. Ni si quiera cuando hablamos de la polémica designación de Javier Maroto como senador por la Comunidad.

-¿La relación entre usted y Mañueco es ahora tan buena como nos quieren hacer ver o se mantienen las diferencias y el resquemor?

-Hemos celebrado dos reuniones del Consejo de Gobierno y el ambiente es excelente. Hemos asumido que tenemos un único Gobierno y que hay cuatro años por delante para cambiar las políticas y la vida de la gente. Tener esa tarea común va a hacer que las asperezas se vayan limando poco a poco. En todo caso, lo importante no es si nos queremos mucho o poco.

-Ha pasado de ser el candidato más duro con el PP a entregarse en cuerpo y alma a este Gobierno. ¿Cree que sus votantes y los ciudadanos entienden este cambio?

-Lo que espero de cualquier persona que tiene un oficio es que lo ejerza con pasión en cada momento. En política ocurre lo mismo y si uno negocia más duro obtiene también más cosas.

-Usted, que es un asiduo de las redes sociales, no estará muy satisfecho de lo que dicen de su persona desde que pactó con el PP.

-Las redes sociales no son el mundo. Muchas veces pensamos que todo lo que pasa allí es lo que ocurre en realidad y cuando uno sale a la calle se da cuenta de que la mayoría de la gente no está al día de tu ultimo tuit. Si en política te altera lo que se dice en las redes, lo tienes muy complicado.

-Ha reconocido que se ha tenido que «tragar sapos» -en referencia al consejero Suárez-Quiñones- para avanzar en el cogobierno, pero eso es como decir que la palabra de los políticos vale poco.

-Los ciudadanos no nos demandan que nos encasquillemos en el cien por cien de nuestras propuestas y afirmaciones. Lo que nos pide es llegar a un acuerdo y eso implica ceder en unas cosas para ganar en otras. Eso es hacer política. Lo otro es populismo adolescente. Nosotros sabemos a qué acuerdo hemos llegado y hemos exprimido nuestros votos lo máximo posible. Si alguien es capaz de hacer más cosas con doce diputados que lo diga.

-¿Cesarán las críticas hacia su persona?

-Pasarán, pero eran esperables. Un partido de centro que llega a un acuerdo sabe que la mitad de sus votantes se van a enfadar en función de si pactas con un lado o con otro. Lo que importa es que dentro de cuatro años los ciudadanos vean los resultados y no ser los más guapos ni la reina del bailes cada día y a cada hora como quieren otros.

-¿Se siente más libre respecto a las directrices de su partido una vez que se ha cerrado el pacto con el PP?

-Siempre me he sentido libre y ahora además estoy más contento porque hemos conseguido el objetivo de gobernar para poder cambiar las cosas.

«Un partido de centro que llega a un acuerdo sabe que la mitad de sus votantes se van a enfadar»

-¿Cree que ha habido un exceso de control desde la dirección nacional de Ciudadanos?

-No. Somos un partido nacional y hay una estrategia común que se ha repetido en todas las comunidades. Nosotros, desde Castilla y León, hemos marcado aquí tanto el programa como la composición del Gobierno.

-¿Tiene tanta prisa como parecía al principio para que se solvente el famoso «pucherazo» de sus primarias con Silvia Clemente?

-Tengo todo el interés en que se aclare.

-Pero si se demuestra que hubo irregularidades sería un problema para Cs.

-El problema lo tendría el responsable de la irregularidad.

-Usted mantiene que su intención es concluir la legislatura.

-Es mi deseo y el de los ciudadanos, que no quieren inestabilidad.

-Pero también tendrá sus objetivos políticos de cara a los comicios de dentro de cuatro años.

-El gran triunfo nuestro sería que la mayoría de los votantes del PP y de otros partidos vean que la labor de Gobierno de Cs ha sido buena y la reconozcan. Nuestra intención es conseguir seducir a los militantes del Partido Popular y decirles que este partido es más eficaz, moderno y transversal.

-¿Eso quiere decir que en la recta final de la legislatura habrá un distanciamiento para arañar esos votos?

-Eso no sería una estrategia buena. Tenemos la tendencia de tratar a los ciudadanos como si no se enterasen de las cosas cuando son bastante más inteligentes que su clase política. Hay que intentar convencerles con la verdad y con los hechos. Si somos capaces de trasladar la imagen de responsabilidad hasta el final de la legislatura sin trabajar con una estrategia electoral corta o miope tendremos mejores resultados.

-Trabajando hasta el final, pero convenciendo a la vez a los votantes del PP de que cambien de partido.

-Voy a intentar convencerles cada día.

Estando disponible, trabajando duro, haciendo propuestas, enfrentando problemas, siendo cercanos,...

-¿Demostrando que son mejores que los consejeros del PP?

-Nuestro trabajo es intentar demostrado que cada día somos mejores comparado con los consejeros, con el PSOE y con todo el mundo.