El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y el candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco, durante el acto en Burgos - F. HERAS

Mañueco, a Herrera: «Debo seguir mi camino; como un hijo rebelde habrá cosas que no te gustarán»

El presidente de la Junta de Castilla y León da la bendición para que el candidato del PP recoja su «legado» y lleve a cabo su proyecto «renovado»

LAGUNA DE DUERO/BURGOSActualizado:

«Venir a Burgos es hablar de Herrera, es hablar de Juan Vicente, de nuestro presidente, nuestro amigo, nuestro compañero, quien ha guiado nuestros pasos todos estos años». Con estas palabras comenzaba este viernes el candidato del PP a la presidencia de la Junta de Castilla y León en las próximas elecciones autonómicas del 26 de mayo, Alfonso Fernández Mañueco, su intervención en el acto público de Burgos. Mucho más que un mitin. Un homenaje y un adiós, un día de agradecimiento a quien durante los últimos 18 años ha estado al frente del Gobierno de la Comunidad, pero también para Fernández Mañueco de emanciparse en parte de quien ha sido su «progenitor» político.

Con Herrera presente en su tierra, el cabeza de cartel popular le dijo a la cara que «en muchas cosas continuaré» con «tu legado» que «recojo con orgullo». Pero, ha apostillado, «cada uno somos como somos» y «yo tengo que seguir mi camino». Ha advertido incluso: «Habrá cosas que, como un hijo rebelde, no te gustarán». Eso sí, lo llevará a cabo «contando con todos». Y Fernández Mañueco puede volar tranquilo del nido, con la bendición de Herrera incluida. «Un papá, que no es papa, sino tutor, no se va a enfadar nunca con un hijo rebelde», le respondía el todavía presidente de la Junta de Castilla y León abriéndole el camino a que lleve a cabo ese proyecto «renovado» que encabeza, adaptado, como ha reconocido, a las nuevas circunstancias, y al que llega no con todas las asignaturas aprobadas, «sino aprendidas», que ya es bastante.

La plaza de Burgos era una «cita obligada» en la que compartir cartel con quien ha sido durante más tiempo el jefe del Ejecutivo autonómico y tres lustros presidente regional del PP, y con quien Fernández Mañueco ha estado como consejero y número dos en el partido, Momentos que ha recordado y agradecido por «todo lo que he aprendido de tu mano». «Muchas gracias por todo lo que nos has dado, por todo lo que has hecho por Castilla y León, ejemplo de austeridad y de servicio público y compromiso por lo que somos, por la gente de esta tierra», ha subrayado el aspirante popular, quien ha valorado especialmente haberle tenido a su lado «en los momentos difíciles» tanto políticos como personales. «No se me olvidará jamás», ha valorado.

«Más que gracias por elegirme -la canción de Los Secretos, uno de los grupos preferidos de Herrera que acompañó el emotivo vídeo con fotos de su trayectoria con el que fue recibido antes de subir al micrófono-, gracias por haberme dado lo oportunidad», ha correspondido Herrera, a quien no le ha faltado el humor en este adiós a sus 28 años de actividad política, la mayor parte del tiempo en la capital del Pisuerga, pero, ha matizado: «El dinero que he ganado en Valladolid, lo he gastado fundamentalmente en Burgos».

«Miembro activo»

«Creo que no existe precedente en la historia de un funeral que concluya con las palabras del difunto», ha bromeado, antes de dejar claro que con el fin de esta legislatura «me corto la coleta» y, al contrario que su admirado Antoñete en sus tiempos «mozos» de pasión taurina, «no voy a reaparecer».

Eso sí, «seguiré siendo amigo vuestro y miembro activo del Partido Popular». Y lo demostró. Ni una pizca de energía ha perdido en su tono mitinero ni esa «fervorina» que ha insuflado. Se esforzó en llamar a la imprescindible movilización de la gente y también de los miembros del PP, a los que ha reclamado sentirse y defender «con orgullo» ser de la formación. En todos ellos, ha incidido, está la clave para un victoria que se ha mostrado seguro conseguirán, pese a no estar fácil, en buena parte por la fragmentación del voto de ese centro derecha que hasta ahora ha sido clave para las mayorías. «Lo que me da el olfato es que vamos a ganar, que Alfonso Fernández Mañueco es el próximo presidente de Castilla y León», lo «que tiene que ser, el próximo presidente». Reconoció haber vivido «momentos muy, muy, muy difíciles, no por seguir, sino para llevar la nave a buen puerto», que se mostró convencido dirigirá con acierto el candidato popular.

Por la mañana en Laguna de Duero (Valladolid), Fernández Mañueco dio un paso más en apretar a Cs a que se pronuncie sobre los pactos, aunque aseguró que por ahora su objetivo es ganar y no contempla tener que recurrir al entendimiento.