Luis Carlos Buitrago, esta semana en la Audiencia Provincial de Toledo
Luis Carlos Buitrago, esta semana en la Audiencia Provincial de Toledo - EFE

«Soy inocente; se lo juro por mi madre, mis nietos y mis hijos»

El acusado del asesinato de su compañera sentimental en Seseña rompe a llorar antes de que el jurado se reúna para tomar un veredicto

ToledoActualizado:

«Soy inocente; se lo juro por mi madre, mis nietos y mis hijos». En el uso de la última palabra, el acusado del asesinato de su compañera sentimental en Seseña (Toledo) ha implorado este jueves al jurado popular que adopte un veredicto de no culpabilidad. Con lágrimas, Luis Carlos Buitrago García ha cerrado la sesión en la que el fiscal y la defensa han dado lectura a sus informes definitivos.

No ha habido sorpresas. El fiscal jefe provincial, Antonio Huélamo, ha mantenido la acusación de asesinato contra Luis Carlos, un colombiano de 51 años a quien le considera el autor de la muerte de Julissa Denisse Letechy, ecuatoriana de 42 años, quien murió salvajemente golpeada y asfixiada el 27 de enero de 2017.

Durante una extensa y reiterativa intervención, que ha durado casi dos horas, el fiscal ha fundamentado su acusación en las grabaciones de la videovigilancia, en las que se ve a Luis Carlos entrar y salir del bloque; en el ADN del imputado hallado en el cinturón negro de Guess que se usó para estrangular a la víctima; en una colilla con el perfil genético del procesado y en unas manchas de sangre sin identificar halladas en una cazadora del encartado.

También se ha referido a las contradicciones de Luis Carlos en sus declaraciones en la fase de instrucción y en que el reo fue condenado en una ocasión por golpear a Julissa en la vía pública. Para apuntalar sus palabras, el fiscal aludió a la investigación minuciosa de la Guardia Civil, que descartó el robo por parte de una tercera persona y que hubiera una pelea previa a la muerte de Julissa, «que no tuvo tiempo de defenderse». «Según las grabaciones, [el acusado] dispuso de casi diez minutos para estar dentro de la casa para matar a la víctima», ha recalcado Huélamo.

El fiscal describió el carácter del reo en la sala como frío, distante y retador, además de acusarle de mentir al jurado y al presidente del tribunal, Alfonso Carrión.

«Insuficiencia probatoria»

Sin embargo, la defensa ha centrado su exposición de 45 minutos en plantear al jurado el principio jurídico «in dubio, pro reo» (en caso de duda, en favor del procesado), ya que, para el abogado de Luis Carlos, hay una patente insuficiencia probatoria. «En este procedimiento hay muchas dudas», aseguró el letrado, quien se cuestionó que hubiera siquiera una discusión entre la pareja antes del crimen, como sostienen la Guardia Civil y la fiscalía. Para la defensa, su cliente no entró en el domicilio para matar a su compañera y planteó al jurado por qué no pudo tampoco asesinarla: «No puedes estrangular a una persona cuando mandas mensajes y estás fumando», ilustró.

Según el letrado, el cinturón negro de Guess no es el arma del crimen y en las manos de su cliente no había restos biológicos de la víctima por esa supuesta pelea antes de morir. «No hay prueba de que Julissa estuviera viva antes de que Luis Carlos fuera a la puerta del domicilio», afirmó. Para la defensa, tampoco está acreditado que el procesado agrediese a la víctima porque «no se escucharon gritos ni golpes» en un edificio en el que «se oye todo, según los vecinos». Sobre una condena a Luis Carlos por agredir a Julissa en una pelea, el abogado recordó que a la mujer también se le condenó por esa misma discusión.

Acerca de las grabaciones, el letrado sembró la duda también con que la Guardia Civil «no investigó si una persona pudo escalar» hasta el domicilio de la pareja, un tercer piso.«Hay unas huellas en una persiana y semen de otra persona en un 'salvaslip', pero no se contrastaron datos. Se abandonaron sin más. La investigación fue en una sola dirección», expuso la defensa, que concluyó que «no existe una verdadera prueba de cargo». El jurado popular tiene ahora la última palabra.