En primer término, entrada del albergue donde ocurrieron los hechos
En primer término, entrada del albergue donde ocurrieron los hechos - Google Maps
Quintanar de la Orden

Piden diez años de cárcel para un sintecho por intentar matar a otro en un albergue

La Fiscalía de Toledo le acusa de haber asestado cuatro navajazos a la víctima cuando estaba tumbado en un sofá

ToledoActualizado:

La Fiscalía de Toledo pedirá este miércoles una pena de diez años y un día de prisión para un sintecho acusado de intentar asesinar a otro en un albergue para transeúntes de Quintanar de la Orden (Toledo). El encartado, que será juzgado en la Audiencia de Toledo a partir de las 10:00, lleva en prisión por esta causa desde el 12 de junio de 2017, dos días después de la agresión.

Los hechos ocurrieron el 10 de junio, poco antes de las 20:30 horas. Hacía casi media hora que el albergue Casa de Belén había abierto al público. Según el relato del fiscal Juan Luis Ortega, el procesado entró en la hospedería buscando a un hombre al que había conocido ese mismo día. Estaba molesto porque la víctima había ido al albergue sin contar con él.

El reo, A. T. G., llevaba una navaja multiusos, con la que intentó matar a la víctima, J. M. G., cuando este se encontraba tumbado en un sofá de la sala de televisión. «Se abalanzó sobre él y, sin posibilidad alguna de defensa ni aún de reacción por parte de J. M. G., le asestó de forma sucesiva cuatro puñaladas a la altura del cuello y del brazo» derecho, relata el fiscal en su escrito de acusación. El atacante huyó, aunque fue detenido por agentes de la Policía local momentos después.

La víctima, de 67 años, sufrió un corte de dos centímetros de longitud en el borde superior del esternocleidomastoideo, un músculo situado a los lados del cuello. El ministerio público precisa que la herida estaba a pocos centímetros de la carótida y de la yugular, «de carácter vistal», además de padecer otra laceración de tres centímetros en la parte anterior de un hombro; una tercera más abajo y, finalmente, un cuarto corte de tres centímetros en el antebrazo derecho. El hombre necesitó diez días para curar sus heridas.

Además de la pena de diez años y un día de prisión por un delito de asesinato en grado de tentativa, el fiscal solicita una indemnización de 500 euros, 50 por cada uno de los días que el herido estuvo impedido.

«La víctima tuvo mucha suerte. La puñalada en el cuello le podía haber matado», dijo entonces a ABC Carmen Nieto, responsable del albergue de transeúntes donde sucedieron los hechos. Era el primer caso violento que ocurría en Casa de Belén en los once años que el albergue llevaba abierto.