Calle Comercio, en el Casco Histórico
Calle Comercio, en el Casco Histórico - LUNA REVENGA

Toledo es la octava ciudad más cara para vivir y Albacete la sexta más barata

Según el índice elaborado por la web de ahorro Kelisto.es

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Toledo es la octava ciudad española más cara para vivir, con un coste de la vida un 6,62% más alto que la media del país, mientras que Albacete es la sexta más barata, ya que cuesta un -9,03% por debajo de la media.

En el conjunto del país, el coste de la vida en Barcelona es un 30,17% más alto que la media nacional, lo que la convierte en la capital más cara del país, seguida de San Sebastián (27,85% sobre la media) y Madrid (22,72 %).

Cáceres es la ciudad más barata, con un 16,35 % por debajo de la media, junto a Lugo (-13,75) y Palencia (-13,16), según el índice elaborado por la web del ahorro Kelisto.es, que analiza el desembolso de los consumidores para acceder a los mismos productos y servicios en las distintas capitales de provincia.

Han examinado catorce productos y servicios de cinco categorías: vivienda, impuestos, transporte público y privado, cesta de la compra y ocio.

Las diferencias de precios son muy distintas en función del producto o servicio que se compare y destacan que «la mayor brecha» se registra en el pago del IBI. Entre la ciudad más cara para el pago de este impuesto, Lleida, y la más barata, Pamplona, hay una diferencia del 58,29 %. Las diferencias menos significativas se dan en el precio de la cesta de la compra: La capital con el importe más elevado, San Sebastián, solo es un 15,95 % más cara que la que lo tiene más bajo, Jaén.

Barcelona aparece en la primera posición de las categorías «Precio de alquiler de vivienda», «Billete sencillo de autobús» y «Entrada de cine» y, en total, forma parte de las diez ciudades más caras en ocho de los catorce elementos analizados. En cuanto al impuesto de circulación, San Sebastián tiene los precios más altos (86,30 euros, un 40,8 3 % por encima de la media), seguida de Tarragona, Palma de Mallorca y Lleida, que junto con Santander, Oviedo, Ciudad Real, Valladolid, Huelva, Castellón de la Plana, Granada y Teruel empatan en la segunda posición (68,16 euros, un 11,23% más que el promedio).

Las más baratas son Melilla (17,04 euros un 72,19 menos que la media) y Ceuta (34,08 euros, un 44,39 menos).

Para las tasas municipales, los ciudadanos que soportan un importe mayor son los de Córdoba (315 euros, un 66,73% por encima de la media), Burgos (296 euros, un 56,67 más) y Girona (289 euros, un 52,97 más). En el extremo contrario se sitúan Las Palmas de Gran Canaria (60 euros, un 68,24 menos) y Badajoz (79 euros, un 58,19 menos). Las ciudades con un billete sencillo de transporte público más caro son Barcelona (2,15 euros, un 79,17% más que la media), San Sebastián (1,65 euros, un 37,5% más) y Madrid (1,50 euros, 25% más).

En cambio, Lugo (0,64 euros, un 46,67 menos que la media) y Palencia (0,65 euros, un 45,83 menos) son las ciudades con precios más económicos.

Las capitales con los viajes en taxi más caros están en Tarragona (8,85 euros, un 39,81 % por encima de la media), Madrid (7,65 euros, un 20,85 más) y San Sebastián (7,6 euros, un 20,06 más), y las que cuentan con las tarifas más baratas son Ceuta (4,45 euros, un 29,7 por debajo de la media) y Santa Cruz de Tenerife (4,77 euros, un 24,64 menos).

Pamplona es la ciudad con la barra de pan más cara (1,23 euros, un 46,71 más que la media), mientras que Lleida (0,30 euros, un 64,22 menos) tiene los precios más económicos.

Barcelona es la más cara para disfrutar del cine (8,97 euros por entrada, un 28,88 por encima de la media), mientras que Granada es la más barata (4,5 euros, un 35,34 menos). A la hora de disfrutar de una cena, Zaragoza es la ciudad con los precios más caros (58,67 euros, un 18,35 % sobre la media) y Huesca, la más económica (35,23 euros, un 28,93 menos).