Los cinco candidatos a la Junta de Castilla-La Mancha posan antes del histórico debate en la televisión regional
Los cinco candidatos a la Junta de Castilla-La Mancha posan antes del histórico debate en la televisión regional - EFE

Page y Núñez imponen su mayor experiencia y centran el foco en un histórico debate

Molina, Picazo y Arias muestran un perfil más bajo pese a que pueden ser claves para decidir quién será el próximo presidente de Castilla-La Mancha

ToledoActualizado:

El escenario que dibujan todas las encuestas es que el próximo Parlamento de Castilla-La Mancha será multicolor, con hasta cinco partidos representados. Sin embargo, este lunes, en un histórico primer debate en la televisión regional entre los cinco candidatos a la Junta de Comunidades, hubo dos que centraron el foco, como en los tiempos, ya lejanos, del bipartidismo: Emiliano García-Page, socialista y actual presidente, y Paco Núñez, el líder popular y de la oposición desde hace menos de un año.

Los otros tres candidatos, José García Molina (Podemos), Carmen Picazo (Ciudadanos) y Daniel Arias (Vox), optaron por un perfil más bajo, quizá influidos por su menor experiencia política. En todo caso, los tres pueden ser claves en las elecciones del domingo.

«Prometí hacer exactamente lo contrario que Cospedal», dijo Page, que propuso a la audiencia que se parara a pensar «en cómo estábamos hace cuatro años y en cómo estamos ahora». En este sentido, expuso algunos buenos datos macroeconómicos: Castilla-La Mancha es la primera región en descenso de paro y la segunda que más empleo ha creado.

Además, Page centró su discurso en la figura de Cospedal, a la que hizo continuas alusiones, buscando que Núñez entrara al trapo. Algo que no sucedió. Es más, sorprendió que el candidato del PP no hiciera ninguna referencia a la que fue líder de su partido hasta el pasado octubre.

Núñez, en cambio, prefirió recordar las numerosas promesas «que no ha cumplido» Page. Le acusó de que su palabra «no valga nada» y calificó su gestión en estos cuatro años como «manifiestamente mejorable».

La sanidad y la educación fueron otros dos campos de batalla de los candidatos de PSOE y PP. Mientras Page recordó los recortes de Cospedal, Núñez expuso que la sanidad «está peor que nunca» y que las listas de espera son «mentira».

Del resto de aspirantes a la Junta, Picazo optó por atacar mucho a Page y poco a Núñez. «No vamos tan bien, señor Page», le espetó la candidata de Ciudadanos, para quien Castilla-La Mancha está en el «vagón de cola», una expresión que repitió varias veces.

Por su parte, García Molina, de Podemos, sacó pecho de su entrada en la Junta: «Es evidente que (la región) está mucho mejor ahora que en 2017, cuando llegamos al Gobierno». Y Daniel Arias, de Vox, coincidió en lo de «vagón de cola», dijo que «el problema» de Castilla-La Mancha son 36 años de Gobierno socialista e intentó mostrarse moderado, diciendo que en su partido «aludimos al sentido común». Entre las propuestas de Arias sorprendió la de un parque temático dedicado a la tauromaquia.

Por último, en referencia a los pactos, ni Page ni Picazo se cerraron las puertas, pese a que esta última, ya se ha dicho, criticó mucho al presidente.