Rafael del Cerro, Fernando Martínez Gil, Juan Ramón Palencia Herrejón, Hilario Rodríguez de Gracia, María Rosalina Aguado Gómez y José Pedro Muñoz Herrera, fueron algunos de los premiados, cuyas obras toledanas pueden consultarse la web del Archivo Municipal de Toledo
Rafael del Cerro, Fernando Martínez Gil, Juan Ramón Palencia Herrejón, Hilario Rodríguez de Gracia, María Rosalina Aguado Gómez y José Pedro Muñoz Herrera, fueron algunos de los premiados, cuyas obras toledanas pueden consultarse la web del Archivo Municipal de Toledo

Diez años sin premios San Ildefonso

En 2007 se convocó la última edición de estos galardones a la investigación que se entregaron durante treinta años

TOLEDOActualizado:

En 2007, hace ya diez años, se convocó la última edición de los premios de investigación «San Ildefonso», que se celebraron durante treinta años distinguiendo a importantes trabajos históricos de la ciudad. Al acercarse la fecha de la festividad del patrón de Toledo, el 23 de enero, la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo pedía hace unos días al Ayuntamiento que volviera a convocar estos galardones que representaron durante tres décadas la máxima categoría dentro de los Premios Ciudad de Toledo del Ayuntamiento, los cuales incluían también reconocimientos relacionados con el teatro, la poesía, la novela, la arquitectura, la mejor obra pública y el periodismo.

Fue el 22 de noviembre de 1979, cuando la Comisión Municipal Permanente del Ayuntamiento de Toledo, presidida por el entonces alcalde Juan Ignacio de Mesa, y a instancias del concejal Luis Alfredo Béjar, aprobó las bases de los Premios San Ildefonso 1980 en su sexta edición, que abarcaban Narrativa, Teatro, Fotografía, Poesía… Entre ellos se incluía, por primera vez, el de Temas Toledanos «Sixto Ramón Parro» dotado con 100.000 pesetas y destinado a premiar trabajos inéditos dedicados a «la historia, el arte, la economía, el folklore, etc. de la ciudad de Toledo». Según cuenta el archivero municipal, Mariano García Ruipérez, en la web del Archivo, el ganador de esa primera convocatoria fue el profesor Isidro Sánchez Sánchez con su libro «Historia y evolución de la prensa toledana (1833-1939)». «Esta obra no sería editada por el Ayuntamiento sino por la Editorial Zocodover, eso sí, tres años después, en septiembre de 1983, y muy ampliada».

En la convocatoria siguiente, la séptima, correspondiente al año 1981, los «Premios San Ildefonso» cambiaron su nombre conjunto por el de Premios «Ciudad de Toledo», pero se reservó el concreto de «Premio San Ildefonso» al que en la edición anterior había sido «Sixto Ramón Parro». Y en ella se presentaron cuatro obras, resultando ganadora la realizada por el entonces «joven profesor de Instituto», el recordado Enrique Lorente Toledo, que luego se convirtió en concejal y director general de Patrimonio. El fallo del jurado se hizo público el 14 de marzo de 1981. Con este libro, titulado «Gobierno y administración de la ciudad de Toledo» y su término en la segunda mitad del siglo XVI, «se inició una colección municipal de indudable interés para el estudio de la historia toledana». Este libro fue editado por el Ayuntamiento de Toledo en 1982.

Cuenta García Ruipérez que, con los años, fue variando su número de páginas y la cantidad de dinero que recibía el ganador, aunque siempre mantuvo su temática original. Tanto la cantidad asignada al premiado como los gastos derivados de su publicación se financiaban íntegramente con el presupuesto municipal, pero las tiradas eran pequeñas, casi siempre, y su distribución precaria.

Tesis e investigaciones

Y así llegamos al 2007, año en que serían convocados por última vez los Premios Ciudad de Toledo. Era su XXX edición. El Premio de Temas Toledanos San Ildefonso estuvo dotado entonces con 6.000 euros y el texto galardonado, «Orígenes del periodismo educativo en Toledo» (1866-1868), era obra de José María Mediavilla Gutiérrez, también profesor de Instituto.

A lo largo de todos estos años, el Ayuntamiento de Toledo ha editado treinta libros en su colección de Premios de Temas Toledanos San Ildefonso. Ha habido ediciones en que dos obras resultaron distinguidas ex aequo (1982, 1987 y 1990), e incluso en las de 1988, 1989 y 1991 se imprimieron tanto la obra ganadora como la finalista.

Entre sus autores se encuentran destacados historiadores toledanos que consiguieron ver premiadas algunas de sus primeras investigaciones o tesis. Incluso hay cinco que lograron obtener esta distinción en dos ocasiones. Es el caso de Fernando Martínez Gil, Hilario Rodríguez de Gracia, Rafael del Cerro Malagón, Francisco José Aranda Pérez y Serafín Vegas González. Algunos de ellos lamentablemente ya no están con nosotros como Juan Ramón Palencia Herrejón, José Pedro Muñoz Herrera o los hermanos Lorente Toledo.

A disposición, en el Archivo

Desde el Archivo Municipal, que continúa con su impagable labor de difusión de la cultura toledana, se ha rendido un homenaje a todos estos autores «por su labor de difusión de la historia de esta ciudad milenaria con trabajos de gran rigor científico no exentos en muchas ocasiones de calidad literaria». Gracias a la labor de esta institución, están a disposición del público el contenido de veintiocho libros en formato pdf a través de la web, contando con la autorización de sus autores o herederos. También se puede ver el primero publicado como premio «Sixto Ramón Parro» por la Editorial Zocodover. Con estas obras, el Archivo Municipal ha iniciado su proyecto de Biblioteca Digital Toledana que pretende poner a disposición de todos los ciudadanos las obras más importantes para el conocimiento del pasado de esta ciudad. La digitalización de los ejemplares se realizó en las instalaciones del Archivo Municipal contando con la ayuda en esta tarea de Sandra Esteban Pérez y Ángel Luis Díaz Lozano, alumnos de Humanidades, a los que el archivero agradeció su preparación y esfuerzo.

La Real Academia lamentaba esta semana pasada que estos importantes galardones, -cuya próxima edición tendrá lugar el próximo 23 de enero, día de San Ildefonso- han acabado convirtiéndose en distinciones honoríficas, del tipo de nombramientos de hijo adoptivo e hijo predilecto de Toledo, ciudadano de honor y medalla de la ciudad. Desgraciadamente, «esto ha supuesto la desaparición de los premios de investigación y el resto de categorías sin que el Ayuntamiento los haya reemplazado por otros certámenes de naturaleza similar».

Además, denuncian que, en la actualidad, no existe ningún premio de investigación histórica otorgado por el Consistorio toledano, a diferencia de convocatorias similares que ayuntamientos de otros municipios de la provincia de Toledo y el resto de Castilla-La Mancha -algunos considerablemente más pequeños- sí han mantenido.