Puebla

Transparencia critica que Moncloa esconda los gastos de los viajes

Tampoco informa sobre la estancia del presidente en La Mareta, de Patrimonio Nacional

MadridActualizado:

Doble tirón de orejas del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno a Pedro Sánchez por ocultar información sobre sus viajes oficiales. El organismo, encargado de promover la transparencia de la actividad pública, insta al presidente a informar sobre el coste de dos desplazamientos cuyos gastos ocultó el Ejecutivo amparándose en la ley de Secretos Oficiales.

Se trata del viaje que Sánchez realizó en julio a Castellón, donde asistió junto a su mujer, Begoña Gómez, a una noche de conciertos del Festival Internacional de Benicasim; y de la gira del presidente por Hispanoamérica en el mes de agosto. Ambas resoluciones de Transparencia son fruto de sendas peticiones de información realizadas por Servimedia y El Confidencial, que no fueron satisfechas por el Gobierno. De esta manera, el presidente evita rendir cuentas sobre el coste de sus desplazamientos, de los operativos de seguridad de los mismos, del número de personas que le acompañaron e, igualmente, el coste que éstos supusieron para las cuentas públicas.

El Consejo de Transparencia, en su primera resolución, insta al Gobierno a detallar «el gasto total» del viaje a Castellón, además de identificar a los acompañantes de Sánchez en dicho desplazamiento. De esta forma se podría valorar la pertinencia de los mismos, entre los que estaba su mujer, Begoña Gómez, que también le acompañó en otros viajes, como el de Estados Unidos. En la segunda, el Consejo redunda en la misma idea y pide al Ejecutivo que facilite el coste total del desplazamiento y los acompañantes.

Las resoluciones de este organismo tienen carácter ejecutivo, si bien abren la puerta a que -en este caso- si el Ejecutivo no queda conforme, puede recurrir la decisión a la justicia ordinaria. «Este hecho puede llegar a dilatar el proceso en el tiempo hasta un momento en el que el caso pierda el interés informativo», explica a ABC Miguel Ángel Blanes, doctor en Derecho y especialista en Transparencia y acceso a la información pública. Previsiblemente esta será la estrategia que seguirá el Gobierno para ganar tiempo y poder seguir ocultando por sistema el coste de los viajes oficiales.

Para ello se basa en la ley de Secretos Oficiales del año 1968, una norma que no se debería aplicar a día de hoy, más todavía cuando entre medio se ha aprobado una ley de Transparencia. «Si un viaje en concreto se declara secreto, no hay problema, pero el acuerdo de 1968 no se puede aplicar a cualquier viaje porque hay una ley de transparencia», considera Blanes, quien también añade que es harto complicado que el Consejo estime adecuado que se desglosen costes muy específicos de viajes así, como podrían ser el gasto en combustible del avión presidencial y las dietas de los acompañantes del presidente.

Más silencio

Tras esta llamada de atención, La Moncloa dio ayer una nueva muestra de oscurantismo. Cuando ABC solicitó información sobre el viaje que Sánchez emprenderá mañana a Lanzarote, acompañado por su familia, para pasar las vacaciones en la residencia de La Mareta, La Moncloa respondió: «No estamos ofreciendo información sobre los días de descanso del presidente». Y ello, a pesar de que La Mareta pertenece a Patrimonio Nacional y, por tanto, es de titularidad pública.