Vídeo: Torra nombra a un nuevo miembro del Consell de Garanties Estatutaries

Torra augura que llega su momento de impulsar la autodeterminación

Puigdemont: «Si queremos un Estado, hay que pasar por una fase de confrontación»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lejos de reconocer y adaptarse a la realidad –que el Gobierno puso en marcha un 155, no existe la república catalana, los líderes del procés están o bien siendo juzgados por el Tribunal Supremo o bien fugados de la Justicia en el extranjero, el mundo independentista está totalmente dividido y la sociedad catalana está fracturada en dos bloques–, tanto el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, como su antecesor en el cargo, Carles Puigdemont, continúan enviando mensajes sobre la consecución de la secesión a cualquier precio y retan a la Justicia asegurando que no aceptarán la sentencia del Alto Tribunal, si bien no concretan qué significa no aceptar la sentencia que, en cierta medida, al menos Torra, ya acata al mantener en cárceles de Cataluña y bajo la administración de la Generalitat a los presos preventivos.

En un artículo publicado este jueves en «El Punt Avui», el presidente autonómico –que ocupa el cargo por decisión de Puigdemont– recordó que su «compromiso» desde que llegó al Palacio de la Generalitat es el de «tener una respuesta compartida y a la altura del momento» con los partidos y asociaciones secesionistas, para cuando se conozca la sentencia del Supremo. Una sentencia que, añadió, no está dispuesto «a aceptar» salvo que «sea de absolución».

Torra, con este artículo, lanzó un mensaje de cohesión al mundo independentista, que cada día deja más claramente que mantienen distintas estrategias tanto los partidos, JpC, ERC y la CUP, como de estos con las entidades cívicas, principalmente, la ANC y Òmnium, que tampoco tiene una hoja de ruta compartida.

En esta línea, el presidente de la Generalitat dejó por escrito que: «Si nos prohíben un derecho, nuestra obligación es volverlo a ejercer. Si nos niegan la libertad de expresión, continuaremos expresándonos. Y si nos impiden autodeterminarnos, lo volveremos a hacer». Y añadió: «Ahora volvemos a estar ante un momento que nos obliga a dejar las disputas a un lado. No es el momento de volver a competir entre nosotros, sino de cooperar a favor de todos».

Aunque está por ver si tras la sentencia del Supremo llega el momentum que Torra lleva meses, sino años, defendiendo para que Cataluña se convierta en un país reconocido internacionalmente, sí advirtió desde la tribuna del diario local de que: «(Es el momento del) entendimiento de todas las fuerzas independentistas para avanzar juntos en el tramo final hacia la independencia de Cataluña. Fieles siempre a la voluntad popular, la primera institución republicana».

Contra ERC

Por su parte, Puigdemont, en una entrevista en el mismo diario, criticó a ERC por sus quejas, en los últimos días, tras la decisión de la ANC de no invitar a los políticos a la zona reservada en la Diada independentista: «No me parece una tragedia, y sí me parecería preocupante que hubiera una deriva antipolítica y antipartidos. No nos lo podemos permitir, porque nos necesitamos todos. Y aprovecho para señalar que esta es una de las consecuencias de la teoría de la desunión. Todos aquellos que la han sembrado no se pueden sorprender que ahora haya gente que haga lo mismo».

Además, el expresidente autonómico avaló la confrontación para conseguir objetivos: «Si queremos continuar aspirando a ser un Estado reconocido e independiente, hay que pasar por una fase de confrontación».