Manifestación en la Diada
Manifestación en la Diada - EFE

ANC y Òmnium presionan a JpC y ERC para retomar la vía unilateral

Exconsejeros de la Generalitat de ERC no acudirán a la Diada por su malestar con la ANC

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las dos entidades cívicas que lideraron de la mano de los responsables de la Generalitat de Cataluña el procés, cuya culminación se vivió en octubre de 2017, hicieron ayer un llamamiento desesperado a los dirigentes de JpC y ERC para que dejen de pelearse, retomen la vía independentista unilateral y movilicen a sus bases de cara a la manifestación de la Diada de 2019.

Elisenda Paluzie, presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), y Marcel Mauri, vicepresidente de Òmnium Cultural, exigieron a los líderes políticos de los grupos secesionistas, principalmente de JpC y ERC, que actúen con «sentido de Estado» y vuelvan a llevar a cabo actos que sigan la hoja de ruta unilateral; pues es, desde su punto de vista, la única manera que tiene el independentismo de afrontar las sentencias que dicte el Tribunal Supremo –precisamente contra los líderes del procés, que actuaron unilateralmente y al margen de las leyes–, prevista para otoño, y «culminar el proceso de autodeterminación».

Este llamamiento a «la unidad estratégica» en el ámbito secesionista, por parte de las dos entidades también protagonistas de los hechos de otoño de 2017, se produce horas después de que d os exconsejeros de la Generalitat de las filas de la formación que lidera Oriol Junqueras anunciasen en público que no acudirían a la manifestación de la Diada que organizan la ANC y Òmnium.

«Exaltados» y «aquelarre»

Desde su cuenta de Twitter, Josep Huguet aseguró el martes: «No iré a una manifestación que, por primera vez, un grupo de exaltados quiere convertir en un aquelarre purificador contra los traidores. O bien antes del 11 (de septiembre) esta música anti partidos, y especialmente anti ERC, se para o buen viento. Y llevo manifestándome desde inicios de los 70».

Esta advertencia fue seguida por Anna Simó, exconsejera de la Generalitat e imputada en la derivada por el procés que investiga el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), ya que era miembro de la Mesa del Parlamento de Cataluña y respaldó todas las iniciativas de Carme Forcadell en los meses de 2017. «Hace días que he tomado la misma decisión, después de más de 30 años», añadió Simó, también en Twitter.

El malestar de los dos exconsejeros autonómicos se produjo después de que, el mismo martes, la ANC anunciara que, para la manifestación de la Diada, los políticos que acudan a ella no formarán parte de la zona de invitados, como suele ser habitual cuando hay grandes concentraciones de personas. Una decisión que irritó a Huguet y Simó, pero que vino a confirmar la ruptura total entre las entidades cívicas secesionistas y los partidos.

De hecho, en las últimas semanas, la ANC se ha manifestado contra el acuerdo de JpC y el PSC en la Diputación de Barcelona y contra la decisión de ERC de abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez, que finalmente no salió adelante.

Actitud de Paluzie

Aunque la situación no es cómoda para las asociaciones y los partidos, Palauzie viene defendiendo la necesidad de insistir en las vías unilaterales y olvidarse de cualquier tipo de acuerdo o negociación con el Gobierno y los partidos constitucionalistas. En esta línea, ayer, al ser preguntada por los mensajes de Huguet y Simó, la presidenta de la ANC ironizó: «Les puedo llamar para comentarles que no están excluidos de la manifestación. No deberíamos generalizar tuits de personas que no están en órganos de partidos políticos».