El CIS de Tezanos sale al rescate de Sánchez para presionar a Iglesias

El PSOE se dispara como el partido más votado hasta el 39,5 por ciento en una encuesta que castiga a Podemos y mantiene a Cs por delante del PP

MadridActualizado:

El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Félix Tezanos, volvió ayer a poner al servicio de Pedro Sánchez el ente público que preside desde que el líder de los socialistas llegó al poder. La intención de voto atribuida al PSOE, casi once puntos superior a los resultados del 28-A, el momento elegido para el trabajo de campo, justo después de los comicios locales y europeos, y la inclusión de varias preguntas con un claro sesgo favorable al presidente en funciones son las notas características de un barómetro hecho a la medida de Sánchez.

Para empezar, el CIS indica que el PSOE cuenta con el apoyo del 39,5 por ciento de los votantes, 11 puntos más de los que obtuvo hace dos meses en las generales y casi 24 más que Ciudadanos, que aparece en segundo lugar, pese a haber quedado por detrás del PP tanto el 28-A como el 26-M. Que la muestra está sesgada hacia el lado socialista se puede apreciar en preguntas como la del recuerdo de voto: el 33,8 por ciento dicen haber apoyado al PSOE en las pasadas elecciones generales, cuando lo hicieron el 28,68 por ciento de los españoles.

Tezanos sobreestima al partido al que está afiliado y castiga a Ciudadanos y Podemos, las dos formaciones señaladas por Sánchez para apuntalar su presidencia. Albert Rivera pierde 0,5 puntos respecto a la encuesta de mayo y Pablo Iglesias, relegado a la cuarta posición, cae hasta 2,6 puntos.

Nueva «utilización»

Entre los grandes partidos de la oposición, solo mejora sus datos el PP, que pasa del 11,4 por ciento que se apuntaba en mayo al actual 13,7. Vox obtiene el respaldo expreso del 5,1 de los encuestados, la mitad de lo que obtuvo en los comicios. Entre las formaciones nacionalistas, ERC marca un 3,9 por ciento, Junts un 1,2, el PNV un 1,5 y Bildu un 0,8. A los animalistas de Pacma, que no tienen representación parlamentaria, el CIS les otorga el 1,3 por ciento de voto directo.

El propio Tezanos aclara en el barómetro de ayer que de ninguna manera estos datos deben entenderse como un modelo de estimación de voto equiparable al de las encuestas electorales porque no hay cocina y las entrevistas se realizaron en medio de las negociaciones para los ayuntamientos y comunidades. «Las condiciones en las que se hicieron las encuestas no pueden considerarse como propias de una situación de opinión pública normalizada y en equilibrio, sino como una situación atípica», señala en una nota aclaratoria del barómetro. «Los datos deben valorarse más bien como un reflejo del pasado (consecuencia inmediata de los resultados de las elecciones europeas, autonómicas y municipales), que como una plausible medición de eventuales comportamientos futuros».

Aun así, el PSOE utilizó el CIS para pedir a Podemos que acepte la oferta del Gobierno de cooperación. El secretario general del grupo parlamentario, Rafael Simancas, recalcó que en este barómetro «los españoles han dicho lo mismo que dijeron en las urnas: que quieren un Gobierno socialista», informa Juan Casillas. Podemos ve «irresponsable» que el Ejecutivo se ampare en estos datos para azuzar la amenaza de una repetición electoral. PP y Cs, por su parte, censuraron esta «nueva utilización de las instituciones públicas en beneficio del presidente del Gobierno». El sondeo, dicen, «refleja lo que Sánchez realmente quiere, nuevas elecciones».

Reforma constitucional

Si PSOE y Podemos no se mueven de sus posiciones y Ciudadanos sigue en el «no» a Sánchez, el presidente fracasará dentro de tres semanas en su intento de ser investido al no contar con la mayoría parlamentaria requerida. El CIS sale aquí al quite del PSOE y pregunta a los españoles si serían partidarios de reformar la Constitución para prescindir del requisito de la mayoría absoluta para elegir al jefe del Ejecutivo. El 43,7 por ciento de los españoles ven necesaria dicha reforma constitucional frente al 31 por ciento que apuestan por mantener el sistema actual:mayoría absoluta en la primera votación y más «síes» que «noes» en la segunda. Son los votantes de PSOE, Podemos y ERCquienes se muestran más proclives a una reforma que facilite la investidura al partido más votado.

Ayer Iglesias propuso a Sánchez dejar en manos del Congreso el apoyo a un Gobierno de coalición. Solo si el pleno rechaza esta vía, Podemos se plantearía renunciar a entrar en el Consejo de Ministros. El PSOE no se dio por enterado porque el clima político que retrata este barómetro refuerza su amenaza de ir a nuevas elecciones si fuera necesario. Si se diera este escenario, el CIS apunta que el 0,9 por ciento cambiarían su voto en favor del PSOE. Los socialistas no solo se disparan en la encuesta y las perspectivas son cada vez peores para la formación morada, sino que la ciudadanía ve además a la clase política como un problema. La categoría «los políticos en general, los partidos y la política» se consolida en el sondeo como la segunda cuestión que más preocupa a los españoles, por detrás del paro, y lo hace alcanzando el récord histórico del 32,1 por ciento. Ni siquiera en medio de los escándalos por corrupción ni durante el bloqueo político que llevó a la repetición electoral de 2016 se llegó a una cifra tan alta.

La percepción política también ha empeorado desde las municipales y autonómicas del 26-M, ya que ha bajado un 1,8 el porcentaje de quienes la consideran buena o muy buena, del 9,9 al 8,1, y ha aumentado un 1,6 por ciento quienes la valoran como mala o muy mala, del 52,8 al 54,4. También ha empeorado la percepción a un año vista. Solo el 20,6 por ciento, 2,8 puntos menos que en mayo, piensan que la situación mejorará.

Sánchez, favorito

El barómetro del CIS de junio aporta más argumentos a Sánchez para que siga firme en su rechazo a incluir en su gabinete a ministros de Podemos. Tezanos incluye una pregunta con las preferencias de los ciudadanos para presidir el Gobierno y, por supuesto, el líder socialista es el favorito. El 37 por ciento de los encuestados optan por que Sánchez siga en La Moncloa. Le siguen Rivera, con el 12,6 por ciento, y Pablo Casado, con el 8,8 por ciento. Iglesias es la cuarta opción, y solo el 3,2 por ciento apoyarían a Santiago Abascal, de Vox, como presidente. En la valoración de líderes políticos, Sánchez es, con un 4,8, el que mejor nota saca, si bien en mayo los españoles le aprobaban con un 5,1. El resto de dirigentes, en cambio, no llegan ni al 4. Abascal se queda en el 2,6.