Segunda renuncia en tres días tras el pucherazo en Ciudadanos

La nueva pieza que se cobró ayer la crisis en Castilla y León era portavoz en el Ayuntamiento de Valladolid

Madrid - ValladolidActualizado:

La crisis abierta en Ciudadanos en Castilla y León no termina de cicatrizar. El terremoto causado por el pucherazo en las primarias autonómicas que corrigió la Comisión de Garantías y Valores del partido aún causa estragos. Ayer, tras dimitir el lunes el secretario de Comunicación regional, Pablo Yáñez, dijo adiós a la política Pilar Vicente, que iba a ser la candidata liberal a la Alcaldía de Valladolid.

Dos bajas significativas en una semana negra para Cs que comenzó con su secretario general, José Manuel Villegas, admitiendo 82 votos fraudulentos en favor de la apuesta del aparato para liderar esa comunidad, la «independiente» y expopular Silvia Clemente, que ahora ve en el aire su futuro.

Todos los dirigentes de Cs insisten en destacar la pronta resolución de la «incidencia». Ya el mismo lunes, fuentes de la Ejecutiva aseguraban que el final habría sido el mismo aunque nunca hubiese llegado la protesta de Igea; pero el ahora candidato a la Presidencia de Castilla y León relató ayer en EsRadio que advirtió a la dirección con recurrir a los tribunales si no se resolvían las irregularidades internamente. Fue entonces cuando el caso pasó a la Comisión de Garantías, que destapó el fraude electoral. La dirección del partido remite a este órgano independiente para que, si procede, promueva las sanciones necesarias.

La nueva pieza que se cobró ayer la crisis en Castilla y León era portavoz en el Ayuntamiento de Valladolid y anunció que vuelve a su actividad profesional. En una comparecencia de urgencia en la que no admitió preguntas, la que fue uno de los principales apoyos de Clemente en su campaña se limitó a señalar que lo dejaba todo. No hubo ni referencia a las irregularidades del proceso ni a los posibles responsables. Tampoco tuvo palabras en favor del vencedor final del proceso, Igea, quien sí pidió a Vicente que reconsiderara su decisión.

El portavoz de Cs en el Congreso, Juan Carlos Girauta, afirmó por la mañana en Barcelona que desconocía la dimisión de Vicente, así como las «presiones» o «amenazas» del equipo de Igea si no se revertía el pucherazo. Fuentes cercanas a la Ejecutiva explicaron a este diario que Vicente avisó de su decisión, por lo que al menos Villegas sí conocía su intención.