Manuel Valls, después del anuncio de su candidatura para ser alcalde de Barcelona, a finales de septiembre
Manuel Valls, después del anuncio de su candidatura para ser alcalde de Barcelona, a finales de septiembre - Inés Baucells

Un sector del PP catalán quiere la integración en la lista de Valls

Génova corta de raíz la propuesta y subraya que el PP tendrá candidatura propia

Madrid / Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Barcelona es una de las máximas prioridades del PP para las elecciones municipales del próximo mes de mayo. La dirección nacional ve vital que la principal ciudad catalana no quede en manos de los separatistas, pero las encuestas por ahora solo dibujan nubarrones negros para este partido. En esta situación, un sector del PP catalán defiende la integración en la plataforma encabezada por Manuel Valls, que ya cuenta con el apoyo de Ciudadanos.

Fuentes de ese sector consultadas por ABC sostienen que en este momento se disputan la Alcaldía tres modelos de ciudad: la Barcelona de «los manteros», la de Ada Colau; la Barcelona «capital de la república catalana», que defiende ERC, y la Barcelona cosmopolita, abierta y constitucional, con Valls como principal candidato. En esa dinámica, según dirigentes del PP catalán, los populares se quedarían sin espacio, y lo más sensato, a su juicio, sería unir fuerzas en la candidatura de Valls. Según señalaron, ahí confluirán otras fuerzas constitucionalistas, algunas procedentes del PSC. Sería la única manera de intentar frenar a los independentistas y populistas.

Este sector del PP catalán asegura que ya ha planteado la propuesta a Casado. El líder de los populares se ha mostrado hasta ahora totalmente contrario a la idea. Casado es firme partidario de que el PP se presente con candidatura propia y esté presente con sus siglas en las mesas electorales.

Pero los dirigentes catalanes que apoyarían una integración con Valls sostienen que «rectificar es de sabios», y la decisión no tiene por qué tomarse en este momento. Más aún, creen que lo mejor sería esperar hasta el último momento, «político y legal», para tomar una decisión: observar primero cómo evoluciona la opción de Valls, si realmente toma fuerza o no, y también comprobar si el PP se recupera en las encuestas y es capaz de tener representación en el Ayuntamiento por sí mismo. Según se respondan esas dos cuestiones, consideran que Casado debería tomar «la mejor decisión».

Desde Génova, el vicesecretario nacional de Organización, Javier Maroto, rechazó tajante la posibilidad de la integración con Valls. «La opinión personal ofrecida por un diputado sobre candidaturas a la alcaldía de Barcelona no refleja ni la posición del PPC ni de la dirección nacional del PP. El PP presentará candidatura propia en Barcelona y será la única opción de centro-derecha que concurrirá», afirmó en Twitter.

El cinco por ciento

Fuentes del PP catalán consultadas por ABC señalan que, ahora mismo, la opción mayoritaria entre dirigentes y militantes, y casi por una cuestión de principios y de presencia de partido, es la de presentar candidatura propia en Barcelona, aún asumiendo que existe riesgo de no alcanzar el cinco por ciento de sufragios donde se sitúa el corte para tener representación. En este contexto, y aunque sí hay voces que abogan directamente por buscar la concurrencia con la plataforma de Manuel Valls, la opción mayoritaria es la de no perder las siglas.

Estas consideraciones casan con lo que manifestó ayer el aún presidente del PPC, Xavier García Albiol - Alejandro Fernández le relevará el 10 de noviembre-: «Creo más necesario que nunca presentar la candidatura del PP en Barcelona. Somos la única opción de centro-derecha y más después que el propio Valls haya afirmado que es de izquierdas».

A la reivindicación de su pasado socialista Manuel Valls suma un deje catalanista que en el Partido Popular chirría, más cuando opciones como la de Lliures -que reivindica la herencia moderada de lo que fue CiU- plantean apoyarle. «Al final si sumas cosas contradictorias en un mismo saco puedes generar rechazo», apunta otro dirigente popular.