Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa en Bruselas
Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa en Bruselas - EFE

Sánchez será el candidato a la presidencia del Gobierno que más tiempo tarde en presentarse a la investidura

Actualmente, el líder socialista solo es superado por Mariano Rajoy, que esperó 65 días antes de someterse a la votación del Congreso tras las elecciones generales de 2016

MadridActualizado:

Casi dos meses después de las elecciones del 28 de abril, apenas se ha avanzado en las negociaciones. No hay una fecha de investidura fijada, que se concretará el martes que viene, ni tampoco acuerdos definidos. El tiempo corre y, aunque el PSOE defiende sin cesar que son «la única alternativa» posible, Pedro Sánchez no termina de someterse a la votación del Congreso. Unidas Podemos, por su parte, se ha enrocado en que no apoyaran al presidente del Gobierno en funciones si no entran en el Consejo de Ministros. Y el Partido Popular y Ciudadanos mantienen su negativa a abstenerse.

Lo cierto es que Sánchez suma hoy 59 días desde que se celebraron las elecciones generales y, de momento, lo único que se sabe es que se presentará al debate de investidura en julio tenga o no garantizados los apoyos necesarios para sacarla adelante. La fecha se sabrá la semana que viene, tras la reunión entre el líder socialista y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Hasta el año 2015, cuando llegó el multipartidismo, la duración media de un gobierno en funciones era de 36 días. Desde que se convocaran los primeros comicios de la democracia el 1 de marzo de 1979, solo dos candidatos propuestos por el Rey tras la ronda de consultas habían tardado tanto en acudir al pleno de investidura: los populares José María Aznar y Mariano Rajoy.

El 3 de marzo de 1996, el Partido Popular ganó por primera vez las elecciones, pero se quedó a 20 escaños de la mayoría absoluta. De este modo, se abrió un periodo para el diálogo, en busca de un pacto que asegurara la gobernabilidad. El PP logró que Coalición Canaria, PNV y CiU votasen a su favor. Pasaron 62 días en total hasta que Aznar saliese investido presidente el 4 de mayo.

Tras los comicios de 2015, Rajoy se demoró 33 jornadas para declinar el encargo del jefe del Estado. A pesar de su derrota electoral, Sánchez trató de recabar la confianza de la Cámara Baja. Sin éxito. Lo que obtuvo fue el récord de «noes» tanto en primera como en segunda votación: 219. Ante este escenario, Don Felipe realizó una tercera ronda de consultas, pero constató que ningún candidato tenía posibilidades reales de alcanzar las mayorías requeridas en el Congreso para convertirse en presidente, por lo que disolvió las Cortes Generales y se convocaron nuevas elecciones para el 26 de junio de 2016. Fue en esta ocasión cuando Rajoy esperó 65 días -hasta el 30 de agosto- antes de someterse a una sesión de investidura que resultó fallida.

Sin embargo, estos casos serán rápidamente superados por el líder socialista, que pasará a llevar la delantera. En el supuesto de que la investidura de Sánchez sea en la segunda quincena de julio -opción que, como ya informó ABC, se está barajando- habrán transcurrido al menos 78 días desde que los ciudadanos fueron llamados a las urnas a depositar su voto.