Rivera planta a Casado y evita el abrazo constitucionalista con el PP

Enviará a la reunión de hoy a Prendes, vicepresidente del Congreso, rehuyendo la foto con el líder de Génova

MadridActualizado:

Los tambores de guerra vuelven a sonar en los cuarteles del PP y de Ciudadanos. En vísperas de la campaña electoral andaluza, Albert Rivera ha rehuido el ‘abrazo del oso’ al que le invitó Pablo Casado para reforzar su entente constitucionalista. El líder de Génova convocó a Rivera, pero no al PSOE, a una reunión este miércoles para trazar una estrategia común en «defensa de la unidad de España» frente a la deriva que ha emprendido Pedro Sánchez en La Moncloa.

Pero Rivera no acudirá al encuentro en la Cámara Baja, como esperaba Génova, que reclamaba la máxima representación. Tampoco acudirá José Manuel Villegas, el número dos, sino que Cs enviará a un segundo espada: el diputado y vicepresidente del Congreso Ignacio Prendes.

En la dirección de Ciudadanos tienen claro que la reunión es estéril si no acude el PSOE, que es con quien existen flagrantes divergencias a la hora de enfocar el desafío catalán. De hecho, los de Rivera llevan semanas acusando al «sanchismo» de haber abandonado el constitucionalismo entregándose a un pacto interesado con los separatistas, que le mantienen en La Moncloa.

Pero las hostilidades entre PP y Ciudadanos siguen creciendo, ahora en vísperas de la camapaña andaluza. Ayer, el partido naranja se desmarcó de la propuesta de los populares para crear una ley de símbolos que prohíba los lazos amarillos en las calles y en las instituciones. La consideró «innecesaria» y «electoralista» y, de paso, atizó a los de Casado por haber pactado con Pedro Sánchez la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Las espadas entre PP y Cs siguen bien alto.