El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, este miércoles durante la sesión de control al Gobierno - EFE

La oferta de Sánchez a Casado y Rivera para pactar los Presupuestos despierta los celos de Iglesias

El secretario general de Podemos advierte al presidente que no debe de «equivocarse de aliados»

Actualizado:

La invitación que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, realizó ayer tanto al líder del PP, Pablo Casado, como de Ciudadanos, Albert Rivera, ha despertado las alarmas en su socio preferente, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

El aislamiento en el que cayó el jefe del Ejecutivo la semana pasada al romper relaciones con Casado cuando había perdido ya la comunicación con Rivera, le condenaba a negociar únicamente con el líder morado y los partidos independentistas, elevando así la posición de fuerza de estos para imponerle sus condiciones.

La tentativa de diálogo de Sánchez con Casado y Rivera no ha sido correspondida y por tanto, no tiene por ahora, más recorrido. Pero Iglesias ha visto asomar en ella una amenaza para su influencia sobre el Gobierno y ha advertido muy seriamente al presidente de que no debe seguir por ese camino. «Después de los discursos de extrema derecha que hemos escuchado en esta Cámara, espero que usted nunca más se equivoque de aliados», ha avisado.

Le ha afeado, además, que realizara esta invitación tan solo una semana después de anunciar la ruptura de las relaciones con Casado y le ha reprochado su incongruencia. «Los españoles piden coherencia», ha criticado. Sánchez no ha querido entrar en el cuerpo a cuerpo con Iglesias y, una semana más, le ha permitido concluir el cara a cara al renunciar a su segundo turno de réplica, como gesto de confraternidad.