Rajoy: «España quiere ponerse en pie y salir del atasco»
efe
XVII congreso nacional del PP

Rajoy: «España quiere ponerse en pie y salir del atasco»

El presidente del Gobierno advierte a los españoles que «nada ni nadie acudirá en nuestra ayuda para devolver el bienestar». Respeta las manifestaciones que se producen contra la reforma laboral, pero la defiende por «justa, buena y necesaria»

sevilla Actualizado:

El presidente del Gobierno y recién elegido presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha clausurado esta mañana el XVII Congreso Nacional que se ha celebrado en Sevilla lanzando un mensaje de confianza en España y en los españoles para salir de la crisis al subrayar que "no podemos decir que España esté en pie, pero sí que España quiere ponerse en pie, quiere salir del atasco, quiere atravesar ese desierto de la crisis y dejar, cuanto antes, esta pesadilla a la espalda".

Rajoy presentó un discurso lleno de argumentos para justificar el porqué de las reformas que ha puesto en marcha y en el que dejó claro que los españoles tendrán que salir solos de la crisis. "Todos los españoles saben de sobra que nadie, salvo nosotros mismos, acudirán en nuestra ayuda para devolvernos el bienestar. Nada ni nadie, salvo nuestra decisión de ponernos a trabajar con tesón ny retirar todos los obstáculos que cierran nuestro camino".

El presidente del Gobierno reconoció que la crisis no ha tocado fondo, al exclamar: "¡Ojalá nuestra situación económica hubiera tocado fondo! No es así. Yo no voy a engañar a nadie. Esta es la realidad y tenemos que ser conscientes de ella, si queremos actuar con eficacia". En este sentido, señaló que "lo más urgente, más que pensar en reconstruir, es frenar el deterioro, lograr que las cosas dejen de ir peor".

Sobre las reformas que ha puesto en marcha, afirmó que "son vitales para salir de este marasmo" y defendió la reforma laboral porque "es buena y justa para España". En cualquier caso, reiteró que "ninguna de estas medidas, ni otras que hayamos tomado hará milagros por sí sola, ni siquiera todas juntas".

El presidente del Gobierno se mostró dispuesto a "no cejar hasta que el problema esté resuelto y España encarrilada".

En relación a la situación del partido, puso especial énfasis en la unidad, "no hemos venido a resolver querellas internas porque no las tenemos".

Ya en clave andaluza, defendió el cambio en esta Comunidad Autónoma y señaló que los andaluces "no se van a resignar a que las cosas sigan como están".