Iglesias e Montero, cuando anunciaron que ponían sus cargos a disposición de la militancia
Iglesias e Montero, cuando anunciaron que ponían sus cargos a disposición de la militancia - Isabel B. Permuy

Podemos guarda un perfil bajo tras la ausencia de Iglesias y Montero

La formación pierde fuerza y presencia desde que sus líderes se apartaron temporalmente de la política

MadridActualizado:

Podemos pierde iniciativa. Su secretario general, Pablo Iglesias, y la número dos, Irene Montero, se vieron obligados a apartarse de la política este verano. El nacimiento prematuro de sus mellizos les hizo abandonar la política temporalmente y dedicar todos sus esfuerzos para cuidar de sus hijos.

La falta de sus rostros más mediáticos les perjudica y les relega a un segundo plano. El periodo estival ha generado temas en los que el pulso al que Podemos tiene acostumbrado ha brillado por su ausencia. La gestión de la crisis migratoria que sufre España y la política de Pedro Sánchez en esta materia son intensamente criticadas por la oposición. Sin embargo, la formación morada, el socio fuerte del Gobierno en el Congreso, ha permanecido en silencio ante este asunto. Ni enjuicia, ni aplaude.

Podemos tampoco se pronunció ayer sobre el «decretazo» que avanzó el Ejecutivo para exhumar los restos de Franco pese a la marea de reproches de PP y Cs. Y no hubo respuesta, como la del resto de partidos, a la primera comparecencia de Sánchez, donde analizó sus dos meses de gobierno. El partido que se forjó en torno a la persona de Iglesias se desvanece del plano político en ausencia de sus líderes.

Los suplentes

El secretario de Organización, Pablo Echenique, actúa ahora como una suerte de Iglesias y es quien hace una semana exigió al Gobierno renegociar la senda de déficit con Bruselas. Por su parte, Ione Belarra, portavoz adjunta en el Congreso, ocupa el puesto de Montero. Belarra ya barruntaba dificultades por la ausencia de ambos a principios del verano.