Vídeo: Grande-Marlaska dice que el problema de la migración requiere una solución europea

Marlaska admite que la crisis migratoria es «excepcional y extraordinaria»

El ministro de Interior viajó a Algeciras y negó que exista ningún «colapso» migratorio

MadridActualizado:

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha reconocido este sábado desde Algeciras (Cádiz), que se está produciendo una «situación absolutamente excepcional y extraordinaria» con la llegada de cientos de migrantes a diario en las últimas semanas a las costas españolas, especialmente andaluzas, si bien ha negado que se esté dando un «colapso» migratorio, porque la situación está «absolutamente controlada y controlable» por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Cruz Roja y otras ONG, así como por los medios que desde el Gobierno se están «implementando», según ha comentado.

Así lo ha indicado el ministro en declaraciones a los periodistas desde Algeciras (Cádiz), localidad a la que se ha desplazado este sábado junto al delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, para realizar una visita de trabajo con la que supervisar el dispositivo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que participan en la acogida y reseña de inmigrantes.

El ministro ha explicado que el fin principal de su visita ha sido «agradecer la profesionalidad, humanidad y el cumplimiento de la ley» por parte de «todos los agentes de la autoridad, Policía Nacional y Guardia Civil», algo que ha podido «comprobar» de primera mano este sábado, aunque «ya lo sabía», según ha apostillado Grande-Marlaska.

El titular de Interior -que ha dedicado un «recordatorio expreso» a la Guardia Civil de Ceuta por su «profesionalidad y proporcionalidad en el cumplimiento de su actuación» ante los «hechos muy cruentos» que vivió esta semana tras la entrada de cientos de personas tras saltar la valla de la ciudad autónoma- ha subrayado que «el problema de la migración es un problema de Europa, y necesita una solución europea». Además, ha apuntado que «no es algo que nos pille de improviso», sino que es algo que «ya se debía prever», si bien «ha habido un poco de imprevisión en el Gobierno anterior» del PP.

En ese sentido, ha destacado que en el año 2016 «ya hubo una entrada de 8.100 personas aproximadamente», pero la cifra se incrementó «en un 170 por ciento en 2017, con más de 22.000», y para este año 2018 «había previsión de que se iba a incrementar de manera sustancial» la llegada de migrantes.

El ministro ha defendido la actuación del actual Gobierno socialista de Pedro Sánchez, con medidas como la anunciada apertura de un centro en el término municipal de San Roque (Cádiz), en el puerto de Algeciras, con ayuda de la Autoridad Portuaria y la Delegación del Gobierno, que empezará a funcionar el próximo 1 de agosto «de forma gradual», para comprobar así que «va correctamente y, si hay alguna disfunción, corregirla inmediatamente», según ha explicado el titular de Interior, que ha concretado que el centro tendrá capacidad para «más de 600 personas».

Por otro lado, Grande-Marlaska ha aprovechado la ocasión para lamentar que este viernes se rechazara en el Congreso de los Diputados la nueva senda de déficit planteada por el Gobierno, ya que suponía «la oportunidad de contar con 6.000 millones de euros de más autorizados por la Unión Europea», pero con los que, «por deslealtad institucional, no vamos a poder contar para sanidad, educación, ni para muchas cosas», según ha criticado.

No obstante, ha apostillado que, «independientemente de eso, este Gobierno va a paliar estas situaciones dentro de las posibilidades y de forma efectiva, contemos con el Presupuesto que podamos contar».

Preguntado por la situación de migrantes que están teniendo que pasar la noche en el buque «María Zambrano» de Salvamento Marítimo en los últimos días en Algeciras, el ministro ha insistido en que la situación actual es «absolutamente excepcional», y desde el Gobierno se están adoptando «todas las medidas necesarias y precisas para que esa situación sea lo más breve posible».

En la misma línea, el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha defendido que se está intentando «atender a las personas que vienen a esta tierra buscando fundamentalmente una vida mejor en el menor tiempo posible, con la mayor dignidad». Al respecto, ha indicado que los ministerios del Interior y de Trabajo «están coordinándose» para que, «en todas las secuencias que tiene la llegada de migrantes a nuestra tierra, sean tratados lo mejor posible».

Marruecos y la UE

A preguntas de la prensa sobre cómo ve la posición de Marruecos ante esta crisis migratoria, el ministro del Interior ha indicado que la valora «de forma adecuada», y ha recordado que, con el país del norte de África, España mantiene «relaciones históricas muy especiales, de vecindad y también de amigos», y «su conducta es absolutamente razonable y la de un país aliado».

Además, ha apuntado que «Marruecos también está sufriendo los flujos migratorios de forma importante».

Respecto al papel de la UE en esta cuestión, Grande-Marlaska ha comentado que «está respondiendo», y ha agregado que «gran parte de la Unión Europea ya sabe que esto es un problema europeo, y la solución es europea», y, además, «se están agilizando proyectos de ayuda para la protección de fronteras que pronto determinarán que una cantidad importante de fondos puedan ser destinados directamente a políticas de migración».

Operación de paso del Estrecho

Por otra parte, el ministro ha recordado que este fin de semana es especial en el marco de la Operación Paso del Estrecho (OPE) porque alcanza su «pico más alto», si bien ha destacado que «está funcionando con las altas cotas de calidad como lo viene haciendo».

El titular de Interior ha recordado que, en el conjunto de la operación, se registra el movimiento de «tres millones de personas y 700.000 vehículos», y a las 14.00 horas de este sábado «ya habían pasado al menos 5.000 vehículos, y no había habido ningún problema», según ha explicado.