Pedro Sánchez, ayer, en la rueda de prensa que ofreció en La Moncloa
Pedro Sánchez, ayer, en la rueda de prensa que ofreció en La Moncloa - EP
Balance del PSOE

Pedro Sánchez tarda dos meses en responder a la prensa en España

El presidente del Gobierno calificó a Rajoy como «el presidente del plasma» cuando estaba en la oposición

MadridActualizado:

Un total de 64 días, es decir, más de dos meses, es lo que ha tardado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en responder a más de dos preguntas en una misma rueda de prensa en territorio nacional. El socialista, que antaño criticó repetidamente al anterior jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, por su supuesta actitud esquiva hacia los periodistas y que llegó a calificarlo como «el presidente del plasma», adoptó como propia la táctica de dar esquinazo a los medios tras llegar al poder.

El día que Sánchez se mudó a La Moncloa tras desahuciar a Rajoy con la moción de censura, inició una etapa en la que el presidente evitó ser interrogado por la prensa nacional. Las tradicionales comparecencias posteriores a las reuniones con líderes internacionales en las que Rajoy solía aceptar dos preguntas fueron sustituidas por una «ley del silencio» socialista en la que sólo intervenían los invitados.

La primera recepción en la que se plasmó esta dinámica fue el 4 de junio, cuando recibió al presidente de Ucrania, Petro Poroschenko. El segundo desplante se produjo cuando el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, compareció sólo. Tras cumplir un mes en el cargo, esta situación se repitió una vez más con la visita del secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg; Sánchez volvió a evitar a los medios y no aceptó preguntas.

Con Rajoy como presidente, la situación era diferente. A pesar de que en este tipo de visitas únicamente admitía dos preguntas, el líder del PP no tardó ni un mes en contestar a los medios junto a su homólogo francés, Nicolas Sarkozy y cerca de mes y medio en reunirse con los periodistas.

Curiosamente, Sánchez sí respondía a la prensa junto a otros líderes fuera de nuestras fronteras. Sólo aplicaba la «ley del silencio» ante los periodistas españoles. Esta dinámica no cambió hasta la visita del presidente francés, Emmanuel Macron, el pasado 26 de julio, cuando el líder socialista admitió dos preguntas en La Moncloa.