Bart de Wever junto a Carles Puigdemont durante el acto
Bart de Wever junto a Carles Puigdemont durante el acto - EFE

El líder del partido nacionalista flamenco acompaña a Puigdemont en la presentación de su libro

Bart de Wever ha afirmado que «una Constitución sirve para proteger a los ciudadanos contra el poder del Estado y no al revés»

Actualizado:

El presidente del partido nacionalista flamenco N-VA y alcalde de Amberes, Bart De Wever, ha acompañado hoy al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont en la presentación de su libro «La crisis catalana: una oportunidad para Europa».

«Puedes preguntarte quién violó exactamente la Constitución: ¿los catalanes en la celda o los que los colocaron allí?», ha dicho De Wever en un acto celebrado en la 82 edición de la Feria del Libro de Amberes. El presidente del partido más votado de Bélgica, formación que defiende la independencia de Flandes del resto del territorio, ha añadido que «una Constitución sirve para proteger a los ciudadanos contra el poder del Estado y no al revés».

De Wever, que en varias ocasiones ha definido a Puigdemont como su «amigo» personal, ha arropado al político independentista catalán desde su huida de España a Bélgica hace un año. Sin embargo, desde la llegada del expresidente catalán a territorio belga no habían comparecido juntos en un acto público como el de este domingo.

También ha asistido a la presentación, aunque no ha tomado la palabra, el secretario de Estado belga de Inmigración y Asilo, Theo Francken, otro hombre fuerte de la N-VA flamenca. Puigdemont, por su parte, se ha expresado en francés para trasladar unas palabras de agradecimiento a la solidaridad del «pueblo flamenco» y, en particular, al presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, quien recientemente protagonizó un roce diplomático entre España y Bélgica.

«Hemos intentado hacer la independencia sin guerra de independencia», ha dicho el expresidente catalán ante una audiencia de unas 120 personas, quien ha asegurado que el secesionismo catalán no recurrirá «jamás» a la violencia «a pesar de esa provocación permanente y constante del Estado español». Tras su intervención Puigdemont no ha admitido preguntas ni del público ni de los medios de comunicación.