El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer en Burgos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer en Burgos - EP

La Ley de Transparencia no ampara a La Moncloa para no publicar el informe antiplagio

El Gobierno se negó ayer a aclarar a este diario de dónde proceden entonces los resultados que defendieron o si realmente existen

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, enfangado por los plagios en su tesis doctoral revelados por ABC, aún no ha hecho públicos los resultados del informe con el que defiende su validez. Las irregularidades siguen creciendo en plena carrera electoral para el 28 de abril, y el Gobierno, cada vez más acorralado por las incongruencias, no revela el origen del dossier escudándose en su ámbito privado.

Sin embargo, la Ley de Transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno no ampara las explicaciones que desde La Moncloa se han emitido para no hacer públicos los resultados de los programas antiplagio. La Secretaría General de Presidencia del Gobierno, en una respuesta al asesor del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia Luis Salom en septiembre, asegura que «no constituye información de carácter público al no haber sido elaborada o adquirida en el ejercicio de dichas funciones públicas, no siendo posible facilitar copia de estos documentos o contenidos».

Pero esta respuesta es una suerte de finta a la solicitud, habida cuenta de que no se está pidiendo datos de la tesis, sino información de la gestión de la crisis una vez destapados los plagios. Es decir, el dossier con el que alegan que no hay irregularidades en el trabajo doctoral.

El artículo 13 de la norma de transparencia, publicada en el Boletín Oficial del Estado, sostiene que «se entiende por información pública los contenidos o documentos (...) que obren en poder de alguno de los sujetos incluidos en el ámbito de aplicación de este título y que hayan sido elaborados o adquiridos en el ejercicio de sus funciones».

En ese sentido, el informe antiplagio que el Gobierno no enseña sí se elaboró en el ejercicio de sus funciones como presidente del Gobierno, aunque la tesis sea de 2012. Y, aunque haya sido elaborado en el ámbito privado de Sánchez, cuando La Moncloa emitió el 14 de septiembre una nota que decía que «la tesis del presidente supera ampliamente los softwares de coincidencias», se le está otorgando carácter público y se presupone que en el órgano tenía copias del informe. De lo contrario la nota estaría elaborada a partir de una defensa falsa.

El callejón sin salida en el que está Sánchez se hace más angosto en otro párrafo de la misma contestación, donde el órgano gubernamental justifica que como el análisis de la tesis de Sánchez «fue efectuado dentro de su ámbito privado y particular (...) ni la Secretaria de Estado de Comunicación, ni ningún otro órgano de la Presidencia del Gobierno han realizado análisis, ni emitido informes o documentos en relación el uso de las herramientas Turnitin y PlagScan». La Moncloa se negó ayer a aclarar a este diario de dónde procede entonces el informe o si realmente existe alguno. Por otro lado, el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), órgano encargado de promover la transparencia en la actividad pública, confirmó esta semana que en La Moncloa nunca existió un informe antiplagio.