El presidente del PP Pablo Casado - ABC

La «lección» de Casado a Sánchez

El líder del PP apaga las críticas internas y deja en evidencia el bloqueo del PSOE y su incapacidad de pactar

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En apenas una semana se han visto las dos caras de una moneda. Por un lado, el fracaso de las negociaciones de Pedro Sánchez para ser investido presidente del Gobierno, que aboca a España a un bloqueo político indefinido. Por otro, el centro-derecha ha cerrado un nuevo pacto, esta vez en la Comunidad de Madrid, que supone un fuerte varapalo para la expansión territorial de la izquierda.

Las críticas internas que arreciaron en algunos sectores del PP, sobre todo ligados a la anterior etapa del partido, tras los resultados de las elecciones, que pusieron en cuestión el proyecto de Pablo Casado, han quedado prácticamente arrinconadas en apenas dos meses. Los barones llegaron a cuestionar la línea del partido y su supuesta «derechización», y no ocultaron su recelo ante perfiles duros como el de Cayetana Álvarez de Toledo.

Ahora, las fuentes del PP consultadas coinciden en que los pactos postelectorales han reforzado el liderazgo de Casado, fuera del partido pero también dentro, donde ganó autoridad para reformar la dirección del partido y diseñar un equipo mucho más a su medida, sin ligaduras de ningún tipo ni ataduras con el pasado. El nombramiento de Álvarez de Toledo en la Junta Directiva Nacional fue el mejor ejemplo. Las críticas internas han sido prácticamente inexistentes.

Ayer, el grupo de whatsapp del Partido Popular echaba humo con mensajes de felicitación al presidente y su secretario general por el acuerdo de Madrid. Un diputado escribió que han sido dos meses en los que «este gran partido ha crecido por la generosidad y entrega de muchos compañeros y que nos refuerza como la única alternativa de gobierno para este país». Ese es el sentir general en el PP ahora mismo. «Nuestro secretario general y su equipo ha dado una lección de nuevo, y van muchas, de un partido que puede llegar a acuerdos sin vender los principios y manteniendo los valores intactos», escribió otro parlamentario. Uno más envió este mensaje de felicitación: «¡Vaya exitazo! Se va abriendo el camino. Enhorabuena al equipazo negociador y muchas gracias por darnos esta alegría».

Los populares necesitaban una noticia así para subir la moral, que quedó por los suelos tras el 28 de abril. Fuentes del PP aprovecharon el bloqueo de Sánchez para poner el dedo en la llaga de los socialistas: «El PP ha vuelto a demostrar que sabe llegar a acuerdos en defensa del interés general, liderando las negociaciones y anteponiendo siempre un programa de gobierno», señalan desde los despachos de Génova.

«Somos más fuertes»

«Frente al bloqueo de Sánchez, el PP le da una lección pactando con las formaciones constitucionalistas, logrando que se entiendan los que en un primer momento rechazan hablar, y alcanzando que el mapa de España refleje hoy un PP más fuerte al frente de más instituciones locales y autonómicas», subrayaron las mismas fuentes.

Los populares inciden en que estos días los ciudadanos han podido ver el diferente talante de Casado y de Sánchez:«Hoy los españoles pueden comparar: Casado negocia, llega a acuerdos y los españoles se benefician. Enfrente, Sánchez se muestra incapaz de pactar (salvo en Navarra, con Bildu en la ecuación) y España se resiente económicamente de su parálisis reformista».