El supuesto líder de la mafia rusa Gennadios Petrov, ahora fugado, cuando fue arrestado en Mallorca
El supuesto líder de la mafia rusa Gennadios Petrov, ahora fugado, cuando fue arrestado en Mallorca - EFE

La Justicia española se apoya en Rusia para dudar del rol criminal de Petrov

Absueltos 17 acusados por falta de vínculos con la mafia rusa

Actualizado:

La Audiencia Nacional ha absuelto por falta de pruebas convincentes a 17 personas acusadas de blanquear en España el dinero de la mafia rusa. Los jueces argumentan que no ha quedado acreditado que los fondos invertidos en nuestro país -sobre todo en el sector inmobiliario de las Islas Baleares y la Costa del Sol- procedan de actividades criminales en el extranjero. Y, sin delito previo, no hay blanqueo.

Diez años después de la operación Troika, que se consideró un éxito policial a nivel mundial, la sección tercera de la Sala de lo Penal -los tres jueces que han enjuiciado los hechos- admiten la existencia de las organizaciones criminales rusas Tambovskaya y Malishevskaya, pero rechazan cualquier vínculo formal de los acusados con ellas. En el banquillo se sentaban colaboradores directos y empleados de los considerados líderes, así como el exmiembro de la Duma Vladislav Reznik y su mujer, Diana Gindin.

A todos les absuelven también del delito de asociación ilícita, del que les acusaba la Fiscalía Anticorrupción, que solicitaba para ellos penas de hasta cinco años de prisión. El Ministerio Público buscaba atacar el flujo de fondos de la mafia, procedente de actividades ilícitas, según la acusación.

La sentencia, de 143 páginas, pivota sobre un argumento principal: la ausencia de una condena previa contra Guennadios Petrov, Alexander Malyshev, Sergey Kouzmine y Victor Gabrilenkov, considerados por Anticorrupción los líderes de la mafia y titulares de los fondos invertidos en España. La Audiencia Nacional bucea en el historial de todos ellos y da credibilidad al veredicto de la Justicia rusa, que nunca les ha condenado como jefes criminales. Los jueces asumen la existencia de las dos tramas, Tambovskaya y Malishevskaya, pero desligan de ellas a los considerados líderes, que no han sido juzgados aquí porque están fugados. Arrestado en junio de 2008, Petrov no volvió de Rusia tras una autorización para ir al médico.

Los informes de inteligencia de la Policía Nacional y la Guardia Civil avalan la existencia de ambas mafias, nacidas en los noventa en San Petersburgo, y dedicadas a las extorsiones, los asesinatos por encargo, la toma de empresas o el tráfico de drogas, entre otras actividades. Los magistrados no se sienten vinculados por el contenido de los informes porque afirman que no se puede contrastar por otros caminos.

La Audiencia Nacional ni siquiera descarta que Petrov y Malyshev sean víctimas de las organizaciones criminales que les atribuyen encabezar, pese a que informes de Inteligencia de varias policías del mundo los consideran «vor v zakone» o jefes. Entre las pruebas inéditas se llega a incluir una condena de un juzgado de San Petersburgo a una revista rusa, que relató el supuesto historial criminal de Petrov.

Tras esta explicación, el tribunal concluye que no hay un delito precedente que convierta en ilícito el viaje del dinero a España. «Tampoco ha quedado demostrado que los aquí enjuiciados participaran en actos de los que se les acusa, conociendo que estaban utilizando o transmitiendo bienes que tenían su origen en un delito o que estuvieran ocultando o encubriendo el origen ilícito de bien alguno». Los jueces sí admiten lo poco convencional de los negocios, y que el dinero a veces procedía de paraísos fiscales. Entre los absueltos están los dos acusados que ya habían admitido los hechos a la Sala.