El supuesto líder de la mafia rusa Gennadios Petrov, ahora fugado, cuando fue arrestado en Mallorca
El supuesto líder de la mafia rusa Gennadios Petrov, ahora fugado, cuando fue arrestado en Mallorca - EFE

Absueltos 17 acusados de la Operación Troika por falta de vínculos con la mafia rusa

Los jueces consideran probada la existencia de las organizaciones criminales Tambovskaa y Malyshevskaya

La sentencia de la Audiencia Nacional se puede recurrir ante el Tribunal Supremo, la cúspide del sistema penal

MadridActualizado:

La Audiencia Nacional ha absuelto este jueves a 17 personas acusadas de trabajar desde España para la mafia rusa, por falta de pruebas suficientes que les vinculen con los grupos criminales. La Sala de lo Penal admite que las organizaciones criminales Tambovskaa y Malyshevskaya existen, pero alega que no se han podido acreditar los delitos de blanqueo de capitales y asociación ilícita atribuidos a los acusados, sus supuestos tentáculos en España.

El tribunal considera que no ha quedado acreditado que los arrestados en la operación Troika —dirigida por el exjuex Baltasar Garzón y la Fiscalía Anticorrupción— «prestaran su cooperación o asistencia profesional» para lavar en España el dinero de origen ilícito de las dos organizaciones criminales, una de las cuales está afincada en San Petersburgo y es liderada por Guennadios Petrov según la acusación pública española. El supuesto cabecilla no volvió a España después de un viaje a Rusia, tras quedar en libertad provisional durante la investigación. Fue arrestado en Mallorca, donde tenía una mansión, en junio de 2008.

Los hechos probados de la sentencia relatan que en 1996 Petrov y los también fugados Viktor Gabrilenkov y Serguei Kouzmine, se establecieron en Marbella, donde desplegaron sus actividades económicas. También en los 90 llegaron Alexander Malyshev y Olga Solojeva, que no fueron juzgados en esta causa, y Juri Salikov. Según los jueces, «todos ellos se conocían y desarrollaron actividades empresariales, crearon sociedades mercantiles y recibieron capitales procedentes de cuentas bancarias abiertas en distintos países que invirtieron en España, para lo que en ocasiones contaron con los servicios de asesoría jurídica, contable y fiscal de profesionales y de la asistencia de traductoras del idioma ruso y secretarias».

«Los dueños de los entramados societarios para los que trabajaban eran ciudadanos de origen ruso, con importantes medios económicos y que invertían en España dinero que, a veces, procedía de paraísos fiscales», explica el tribunal, que añade sin embargo que esta circunstancia es insuficiente para trazar el origen ilícito del dinero.

La Fiscalía Anticorrupción acusó a los afincados en España al considerar que las grandes cantidades de dinero que invertían aquí blanqueaba los fondos obtenidos gracias a graves crímenes en otros países. El Ministerio Público quería cortar de raíz el flujo del dinero que la mafia hacía circular, aunque en España el único delito sería el blanqueo. Invertían el capital en sectores como el inmobiliario.

Aunque la última palabra la tendrá el Supremo, la Audiencia descarta que los arrestados de la Operación Troika formasen una asociación ilícita dedicada a lavar estos fondos. «No ha resultado probado que los encausados que estamos juzgando pertenezcan a ellas (las mafias Tambovskaa y Malyshevskaya), ni a otra asociación criminal dedicada a blanquear bienes obtenidos por la actividad criminal de aquellas dos». «Tampoco ha quedado demostrado que los enjuiciados participaran en los negocios de los que se les acusa, conociendo que estaban adquiriendo, poseyendo, utilizando o transmitiendo bienes que tenían origen en un delito o que estuvieran ocultando o encubriendo el origen ilícito de bien alguno», concluen los jueces Ángeles Barreiro, Antonio Díaz Delgado y Ana María Rubio Encinas, de la sección tercera de la Sala de lo Penal.