Vídeo: Los informes forenses ratifican la muerte por asfixia de Gabriel ATLAS

Ana Julia pide perdón al padre de Gabriel por su asesinato

«Te quité lo que más querías», lamenta en una carta enviada a Ángel Cruz desde prisión

Actualizado:

Nunca es tarde para arrepentirse. Así lo ha debido entender Ana Julia Quezada, la asesina confesa del pequeño Gabriel, que ha decidido pedir perdón a Ángel Cruz, el que fuera su pareja sentimental por haberle arrebatado «lo que más quería... a su Pescaíto», según sus propias palabras plasmadas de su puño y letra en una carta a la que ha tenido acceso la cadena Cope.

En dicha misiva, Ana Julia califica de «lamentable accidente» la muerte de Gabriel Cruz, «el Pescaíto», y asegura que no se lo confesó por no «hacerle aún más daño».

«Ángel, no tengo excusas por lo que hice. Sé que se dicen muchas cosas que no son ciertas», arranca el comienzo de la carta en la que además de pedir perdón por el daño causado y excusándose de que no premeditó quitar la vida al pequeño Gabriel, para posteriormente buscar una justificación al ser, según sus palabras, presa del pánico. «Sólo sé seguro que el miedo te bloquea, porque eso me pasó a mí. Entiendo que no me creas porque es lo más normal, pero tengo el valor suficiente para decirte que por un lamentable incidente te quité lo más grande que uno puede tener».

Ana Julia prosigue su epístola y dice que lamenta «todo el daño que he hecho, sobre todo a Gabriel, a Patricia y a todos los familiares. Dicen que fue todo premeditado, pero no es así. Lo que pasó es que no pude sacar fuerzas para decírtelo y hacerte tanto daño diciéndotelo. Me metí en una bola cada vez más grande (...) Pero no quiero excusarme. Lo que hice está muy mal y no hay excusas que valgan. Quiero pediros perdón a todos, sobre todo a vosotros y a Patricia».

La asesina confesa finaliza su carta de nuevo pidiendo disculpas: «Perdón de todo corazón. Espero que algún día en vuestro corazón me perdonéis».

Estando en prisión, Ana Julia también escribió otra carta a la periodista Ana Rosa Quintana detallando cómo se sentía tras ingresar en la cárcel. «Fue un accidente y siempre lo diré porque es la verdad. Me asusté mucho, el miedo te bloquea y actué así. No fui lo suficientemente fuerte como para decirle a mi pareja, a nadie, lo que había pasado», aseguraba en esa otra misiva.

Levantado el secreto sumarial

Este último documento, como la citada carta anterior y otra posterior, dirigida también a la periodista de Mediaset, forman parte del sumario que ha sido parcialmente levantado desde el pasado miércoles por el juez que instruye el caso.

Tras los intentos de justificar su actuación, Ana Julia Quezada ha querido dar un paso más e intentar obtener el perdón de los padres del pequeño, en especial, de su padre, que durante prácticamente toda la investigación no llegó a sospechar de su pareja hasta bien avanzadas las investigaciones de la Guardia Civil sobre el caso. «Yo no sospechaba en absoluto. Dormía con ella, me consolaba a mí cada noche. Yo no sospechaba», indicó Ángel Cruz cuando su pareja fue detenida y se descubrió que había acabado con la vida del «Pescaíto» tan solo pocas horas después de su desaparición.