El juez José Ricardo de Prada
El juez José Ricardo de Prada - EFE

Un juez de la Audiencia Nacional dice que en España «la tortura» ha sido «clara»

José Ricardo de Prada lamenta que la declaración de un policía sea «prueba suficiente» en un juicio

MadridActualizado:

El juez de la Audiencia Nacional José Ricardo de Prada considera que en España «la tortura se ha producido de manera clara» y que los tribunales no han actuado de forma correcta contra ella. Así se expresó el magistrado en una mesa redonda organizada por el ayuntamiento de Tolosa, en la que compartió debate con el abogado de etarras Iñigo Iruin y la catedrática de Derecho Penal Carmen Lamarca. El diario vasco Gara recoge las reflexiones del coloquio bajo el cintillo: «Excepcionalidad jurídica en Euskal Herria».

Entre los mensajes lanzados por De Prada, magistrado de la sección segunda de la Sala de lo Penal, destaca su contundencia sobre la tortura. El juez argumentó que la imposibilidad de que los arrestados sean asistidos por sus abogados es «un caldo de cultivo para que esas personas sean forzadas». «Yo he tenido muchos casos de sospecha fuerte de tortura que los tribunales no han dado respuesta como corresponde a un Estado de Derecho».

El diario Gara, que titula el artículo «El juez De Prada desnuda a la Audiencia Nacional», celebra que el magistrado destape lo que «tantas veces se ha denunciado en Euskal Herria».

«Atacar entornos políticos»

Los comentarios del juez abordan otros temas. De Prada cuestionó que la Policía y los tribunales hayan actuado contra los organismos que sirvieron a los fines de ETA, colocándose bajo subordinación de la banda terrorista. «Antes existía una posibilidad de saber qué era terrorista y qué no, pero luego surgieron estrategias que pensaron que se podía acabar con ello atacando a los entornos políticos», dijo. En la misma línea, añadió que la Audiencia Nacional hace «política criminal, cuando no le correspondería».

Sus críticas también señalan al carácter probatorio del testimonio de un policía. «Cuando yo empecé, se descartaba cualquier valor de la declaración policial, pero ha habido una involución tremenda y se ha llegado a que era prueba suficiente para la condena». Se mostró «perplejo» de que se hayan introducido «periciales de inteligencia» que pretenden sustituir «el razonamiento del juez con conclusiones dudosas».

El magistrado -que matizó que habalaba como ciudadano, según el artículo de Gara, del 15 de abril- también calificó a la Audiencia Nacional como «un tribunal controlable» y propuso cambiar las penas de cárcel por otras, como «se va a hacer en Colombia».

De Prada, que formará parte del tribunal que juzgará el caso Gürtel, ha causado polémica con sus resoluciones, el cauce habitual por el que «hablan» los jueces. En un voto particular a una sentencia que condenó a un joven por enaltecimiento del terrorismo, el juez aseguró que una pintada a favor de ETA no es delito si está inacabada. El magistrado razonó que el autor quizá iba a añadir que los etarras «tenían que pedir perdón a las víctimas». El condenado escribió en una pared junto al anagrama de ETA: «Estamos orgullosos de vuestra lucha, viva vosotros, el pueblo está con vosotros».