Joan Baldoví, tras la entrevista con ABC
Joan Baldoví, tras la entrevista con ABC - Maya Balanya
Entrevista

Joan Baldoví: «No hay acuerdo de investidura por la arrogancia del PSOE»

«Pedro Sánchez no tendrá nuestro «sí», si no negocia con nosotros. Demandamos un respeto. En dos meses solo ha habido un contacto»

MadridActualizado:

Joan Baldoví (Sueca, Valencia, 7 de agosto de 1958) no es sospechoso de no querer llegar a acuerdos o de dificultarlos. En 2016 intentó hasta el último momento tender puentes entre PSOE y Podemos, y después votó a favor de las dos mociones de censura contra Mariano Rajoy. El día que Pedro Sánchez se convirtió en jefe del Gobierno su rostro irradiaba emoción en los pasillos del Congreso. Apoyó con lealtad todos los decretos del nuevo Ejecutivo e incluso los Presupuestos a pesar de que los socialistas apenas negociaron con él. Hoy, señala a Sánchez como máximo culpable de que no haya acuerdo para la investidura.

¿Por qué no hay pacto de Gobierno?

Primero y principal por una actitud arrogante del PSOE. A mí sinceramente me parece irresponsable. Llevamos más de dos meses y no se ha empleado a fondo para hacer un acuerdo. No recuerda que hace un año Pedro Sánchez estaba fuera del Congreso e hizo una moción de censura porque la tenía que hacer. Otros pusimos mucho más entusiasmo en aquella moción, y creo que ni Pedro ni el PSOE han sido lo suficientemente agradecidos con aquellos que hicimos posible que fuera presidente y que, consecuentemente, haya tenido estos resultados. El PSOE se ha comportado durante estos meses como si tuviera mayoría absoluta, y con una actitud que a veces me recordaba a Rajoy. Creo que eso no fue lo que le pidieron los ciudadanos.

¿En qué punto está la negociación entre el PSOE y ustedes?

En dos meses y pico solo hemos tenido un contacto, una reunión con José Luis Ábalos donde le entregamos unas propuestas que habría suscrito sin pestañear el presidente socialista Ximo Puig. Parece que sea el PSOE de los mejores tiempos del bipartidismo y no el PSOE dialogante de algunas autonomías. Que no haya avanzado nada en dos meses, y a una semana de la investidura... me parece poco justo para los ciudadanos que apostaron por fuerzas progresistas.

Será que tiene otra estrategia...

Jugar a todas las bandas posibles. Desde el principio no tuvo una apuesta clara por un gobierno progresista. Siempre lanzó esas apelacciones a PP y Cs para que se abstuvieran, con la respuesta de hipocresía de éstos. Hablaban de defender los intereses del Estado para pedir la abstencion del PSOE y ahora eso ha desaparecido por arte de birlibirloque.

¿Usted votará sí a Sánchez en cualquier caso?

Compromís votará «sí» a la investidura si llegamos a un acuerdo, al margen de lo que vote Podemos. Pero Sánchez no tendrá nuestro «sí», si no llega a una negociación con nosotros. Demandamos el mismo respeto que el Partido Regionalista Cántabro o el PNV. Si no lo hiciéramos, estaríamos actuando con deslealtad hacia nuestro electorado y a nosotros mismos.

«Sería una buena noticia que Errejón lanzara su propio partido a nivel nacional y hubiera más opciones políticas»

¿Puede pasarle factura al nuevo Gobierno este pulso con sus socios?

Generar confianza, no abatir a tu adversario, no ningunearle, no intentar ganarle... es bueno para la gobernabilidad de los próximos cuatro años. Si partimos de una situación de confianza los acuerdos y la gobernabilidad serán mas fáciles. Sería bueno desde empezar a generar confianzas si se quiere llegar allí. Querer ir a elecciones, jugando a la ruleta rusa y poniendo en peligro una vía que ahora existe, me parece tramposo. El PSOE tiene que variar el rumbo de su actitud. No puede basar todo en el relato de que los culpables son los demás.

¿Cree que el multipartidismo se ha convertido en un problema?

En absoluto. El problema no es que haya muchos partidos, sino que aún no hemos aprendido a gestionar la diversidad política. Pactar y ceder está mal visto y no nos hemos acostumbrado a que tenemos que hacerlo, siempre desde el entendimiento de las líneas rojas que el otro no puede traspasar. Ahora subiré al restaurante del Congreso a comer y preferiré poder elegir ente varios platos a solo tener una opción de primero y otra de segundo. Con la política es lo mismo.

Caída de Podemos

Sería entonces buena noticia que Errejón lanzara un partido nacional.

No creo que fuera una mala noticia. Estamos viendo que la derecha se ha dividido en tres y no por eso como bloque ha perdido las opciones de gobernar. Creo que sería una buena noticia que Errejón lanzara su propio partido y hubiera más opciones políticas.

¿Con quién colaboraría? ¿Con él o con Iglesias?

(Ríe). Si llegamos a esa situación veremos. Podríamos colaborar con los dos o con ninguno.

Usted fue testigo del crecimiento de Podemos y ahora lo es de su caída. ¿Alguna vez existió la posibilidad de que alcanzara La Moncloa?

Sí, claro que lo creí. Y además estoy completamente convencido. Le juro que no había visto tanta ilusión por un movimiento político desde la llegada de la democracia... Pero esa ilusión se hizo trizas demasiado rápido.

«Sería legítimo que Vox jurara por una lengua única y el fin de las autonomías, si otro partido ha jurado por la República»

¿Fue la separación de Iglesias y Errejón la causa?

Eso le corresponde valorarlo a ellos.

Desfases en el Congreso

Usted fue uno de los primeros diputados en hacer intervenciones llamativas, ¿cree que esta estrategia se les ha ido de las manos a algunos?

Cuando yo lo hacía, entendía que había una línea sutil entre hacer la reivindicación justa y ponerle el «atrezzo» necesario para que fuera visible. Sobre todo cuando era un diputado solitario, que nadie conocía, de una formación absolutamente nueva. Siempre intenté no faltar al respeto a nadie y dejar delante la reivindicación política. Si se abusa, si se quiere llegar cada día un poco más lejos, se cruza esa sutil línea y el mensaje queda absolutamente diluido por la «performance». Y eso ha pasado en el Congreso, aunque no diré nombres. Probablemente sea culpa de todos. Empezando por el político que lo hace, siguiendo con los periodistas que lo cuentan y las personas que lo ven.

El último episodio fue hace un mes, con la jura de la Constitución, ¿debería uniformarse la fórmula?

No, no. Debemos aprendernos a respetarnos más unos a otros. No veo por qué no se puede hacer política en un acto formal. Lo que un partido no diga ese día, lo dirá en el pleno siguiente...

¿Qué le parecería que Vox jurara la Constitución por una lengua única y el fin de las autonomías?

Sería legítimo, si otros han jurado por la República. Y yo podría hacer un gesto de desagrado pero en ningún caso aporrearía el suelo y la mesa para evitar que se les escuchara como ellos me hicieron a mí, solo por jurar en valenciano. Insisto, debemos aprender a respetarnos los unos a los otros.