Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo
Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo - IGNAGIO GIL

El Gobierno desmiente la negociación de un pacto fiscal con Cataluña

Tras la información de The Guardian, el Ejecutivo explica que el Govern no participó en la Conferencia de Presidentes, el foro donde se discute el acuerdo sobre la financiación autonómica

MadridActualizado:

El Gobierno ha desmentido la información publicada hoy por el diario británico The Guardian, que señalaba que estaría dispuesto a mejorar la financiación de Cataluña, llegando incluso a aceptar un hipotético pacto fiscal.

«En España hay una negociación en marcha con las Comunidades Autónomas para alcanzar un acuerdo sobre el modelo de financiación autonómica», avanzan fuentes del Ejecutivo, que explican que los esfuerzos en esta línea persiguen un mejor acuerdo de financiación general para todas las autonomías.

«El Gobierno espera llegar a un acuerdo con el mayor grado de consenso con las demás fuerzas políticas y con los Gobiernos autonómicos para alcanzar un sistema de financiación autonómica mejor para todos, incluida Cataluña», exponen desde el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy.

De hecho, marcan distancias con Cataluña al recordar que, en la Conferencia de Presidentes de este año, donde comenzó a tratarse el tema, Cataluña no participó: «Tampoco ha participado ni ha enviado expertos a las reuniones posteriores».

Cuestión de cupos

Esta mañana, The Guardian ha asegurado que el Gobierno encabezado por Rajoy estaría dispuesto a negociar con la Generalitat de Cataluña una mejor financiación para la autonomía, incluso podría aceptar un pacto fiscal, un modelo parecido al cupo vasco. El Ejecutivo de Rajoy, según sus fuentes, accedería a discutir esta cuestión siempre que la Generalitat abandone el desafío separatista.

«Estamos abiertos a discutirlo, teniendo en cuenta que la Constitución española también establece criterios de solidaridad entre las regiones», dice al diario británico una fuente del Gobierno. El pacto fiscal otorgaría a Cataluña la facultad de recaudar los impuestos, y luego cedería parte de esa cantidad al Estado, que se revisaría en una negociación bilateral entre Gobierno y Cataluña cada pocos años.