El puerto de Vigo
El puerto de Vigo - APV

Las Fuerzas de Seguridad interceptaron al «Titán III» en alta mar y con 2.500 kilos de cocaína

En el marco de la operación se han detenido a 29 personas acusadas de transportar grandes cantidades de droga

BilbaoActualizado:

Las Fuerzas de Seguridad interceptaron el pasado 7 de agosto el «Titán III», una embarcación que se dirigía a las costas gallegas y que cargaba con 2.500 kilogramos de cocaína. Al día siguiente se desarrolló un amplio dispositivo policial que permitió desmantelar una importante organización de narcotraficantes. Según ha informado hoy Interior, en total se han detenido a 29 personas, entre ellas los cuatro tripulantes del barco.

Dicha embarcación, un remolcador anteriormente conocido como «Zumaia II», fue detectado en Bilbao a finales de 2016. Fue entonces cuando se inició una investigación conjunta entre la Guardia Civil y la Ertzaintza judicializada en el juzgado de instrucción número 4 de San Sebastián. Esta permitió averiguar los movimientos del barco, destinado a transportar grandes cantidades de droga.

En un comunicado, Interior ha explicado que la mayoría de los componentes de esta estructura delictiva estaban asentados en el sur de España y ofrecían al barco al mejor postor. Desde la capital vizcaína se desplazó a Galicia, donde recaló inicialmente en La Coruña. Posteriormente fue trasladado al puerto de Vigo, donde fue detectado por la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (Dava) a mediados de 2017. Este último organismo inició también una investigación sobre el remolcador en coordinación con la Guardia Civil y la Ertzaintza.

El «Zumaia II» realizó múltiples desplazamientos hasta este mes de agosto. Entre ellos, al sur de la península, a Marruecos, a Libia y a Dakar. El pasado mayo recaló de nuevo en el puerto de Vigo en busca de potenciales narcotraficantes que requirieran sus servicios. Los criminales cambiaron el nombre del barco, que desde entonces se le conoce como «Titán III», con el fin de dificultar su investigación.

En este último traslado en Vigo, los tripulantes ofrecieron sus servicios a una organización delictiva que estaba siendo investigada por la Policía Nacional, de forma que este último cuerpo se coordinó con el grupo de trabajo que ya estaba investigando las actividades de la embarcación. A raíz del estudio, las Fuerzas de Seguridad tuvieron conocimiento del viaje del «Titan III» al otro lado del Océano Atlántico, una ruta bastante inusual para este tipo de navíos. Los agentes sospecharon que los criminales aprovecharían su estancia en la zona para realizar la carga de estupefacientes.

Establecido el oportuno operativo aeronaval y, habiéndose desplazado el patrullero FULMAR del Servicio de Vigilancia Aduanera a la zona, dio como resultado la localización de la embarcación tipo remolcador de veintiocho metros de eslora cuando se encontraba navegando rumbo a Galicia.

En la madrugada del 7 de agosto, cerca de las Islas Canarias, se procedió al abordaje por parte de los miembros del GEO de Policía Nacional a bordo del patrullero FULMAR del Servicio de Vigilancia Aduanera. La maniobra de abordaje resultó muy complicada por el mal estado de la mar en aquellas latitudes.

En el interior del barco se localizaron numerosos fardos que contenían un total de 2.500 kilos de cocaína y se arrestaron a los cuatro tripulantes, dos de nacionalidad española y dos de nacionalidad senegalesa.

Al día siguiente, y como consecuencia de la aprehensión, se pudo desarticular la parte de la organización asentada en Galicia. La Policía Nacional realizó un total de 23 registros y arrestaron a 25 personas en Galicia (21), Toledo (2), Málaga (1) y Huelva (1). Entre los arrestados se encuentran los tres tripulantes de un pesquero que, presuntamente, se encargaría de hacer llegar la droga definitivamente a la costa gallega.