Efectivos de Policía registran una nave en Cambados (Pontevedra), tras arrestar hoy en Galicia a Manuel Charlín - EFE

Cae el histórico jefe de los Charlines por un alijo de 2,5 toneladas de cocaína

También han sido detenidos su hijo Melchor y los conocidos Jacinto Santos Viñas y Andrés Bóveda, Charly

MadridActualizado:

Hay gente que solo sabe hacer una cosa en su vida, y ese parece ser el caso de Manuel Charlín Gama; su hijo, Melchor Charlín Pomares; Jacinto Santos Viñas y Andrés Bóveda Osorio, Charly, que fueron detenidos ayer otra vez junto a 21 individuos en una brillante operación de la Comisaría General de Policía Judicial, en concreto de la Brigada Central de Estupefacientes y del Greco Galicia.

Parte de los arrestos se realizaron en Boiro, Riveira, Villagarcía de Arousa, Vilanova de Arousa y Cambados; en Marbella (Málaga); en Huelva, y en Yuncos (Toledo). Pero además también hubo detenciones a bordo de dos barcos apresados por los GEO en esta operación: cuatro en el nodriza, llamado «Titán», que navegaba con bandera española y venía desde las costas colombianas, y tres en el segundo, un pesquero que había zarpado de las costas gallegas para encontrarse con el anterior para hacer el trasvase de un alijo que, según las primeras estimaciones, ronda las dos toneladas y media de cocaína. Que se hayan intervenido las dos embarcaciones da idea de la importancia del operativo.

El barco nodriza, según las fuentes consultadas por ABC, cargó la droga frente a las costas colombianas y desde ese momento su travesía fue controlada por los investigadores. En la madrugada de ayer los GEO abordaron el barco cerca del archipiélago de las Azores y ha puesto rumbo a Canarias, a donde llegará la próxima semana. En cuanto al pesquero que iba a por la «merca», su asalto se produjo a primeras horas de la tarde de ayer.

Dos años de investigación

La investigación comenzó hace dos años a partir de una serie de indicios detectados por el Greco Galicia, que a partir de ese momento comenzó a trabajar conjuntamente con la Brigada Central de Estupefacientes, dirigidos por el fiscal Antidroga de Pontevedra y el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo.

Según se desprende de las investigaciones, el principal organizador de la operación de tráfico de cocaína era Jacinto Santos Viñas, si bien habría varios financiadores de la misma, ya que era muy costosa. Es este papel el que, al parecer, habrían tenido el patriarca de los Charlines y su hijo. El mismo que parece haber jugado otro de los arrestados, Mario Otero, que es un conocido hostelero de Boiro.

Manuel Charín Gama, de 85 años, fue detenido en su vivienda a primera hora de la mañana y mostró su sorpresa cuando los policías le volvieron a poner las esposas. Además, se desvinculó por completo de cualquier operación de narcotráfico. Del resto de detenidos, muchos de ellos tienen antecedentes por haber intentado meter en Galicia barcos con droga.

Manuel Charlín abandonano la cárcel de Pontevedra en 2010
Manuel Charlín abandonano la cárcel de Pontevedra en 2010 - EFE

«Los detenidos nunca han dejado de estar relacionados con el tráfico de drogas, pero hasta ahora no se tenían las pruebas para volver a detenerlos», explican fuentes de la máxima solvencia consultadas por ABC, que comparan la magnitud de la operación con la que llevó a prisión en febrero a otro histórico del narcotráfico, José Manuel Prado Bugallo, Sito Miñanco.

Manuel Charlín: un hombre de película

Manuel Charlín Gama es uno de esos personajes que parecen sacados de una película. Muy parco en palabras, hosco, es frío y calculador y desde luego se encuentra en perfectas facultades. Su nombre saltó a las páginas de los periódicos tras ser detenido en 1990 en la operación Nécora, la primera gran investigación contra el narcotráfico que hizo el entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Curiosamente, salió absuelto de ese procedimiento pero no le valió de mucho, ya que pronto volvió a ser arrestado.

En 1999 la Audiencia Nacional lo condenó a 20 años de cárcel por organizar el transporte en barco de 600 kilos de cocaína desde Colombia hasta las costas de Galicia y en 2003 volvió a ser condenado, junto a otros trece miembros del clan, a 15 años por los delitos de blanqueo de dinero procedente del narcotráfico y fraude fiscal, aunque el Supremo rebajó después esa pena a 13 años. En2010 salió en libertad gracias a la nueva doctrina de refundición de las penas.

Gran parte de los bienes de esta familia fueron decomisados y subastados, entre ellos, por ejemplo, el emblemático pazo Vista Real, en Vilanova de Arousa, que fue adjudicado al Ayuntamiento en 2010. Precisamente fueron los golpes al patrimonio del clan los que de verdad lo debilitaron.

La familia sufrió un asalto a su vivienda de Vilanova de Arousa el pasado mes de abril en el que resultaron heridos el patriarca y su hijo Melchor, también arrestado en esta operación y con antecedentes por narcotráfico. Ambos tuvieron que ser hospitalizados. Las víctimas manifestaron que «les iban a robar dinero».

Ninguna condena

En cuanto a Jacinto Sánchez Viñas ha sido detenido y condenado varias veces por operaciones similares a la de ayer. Es recordado por haber atracado el «Volga I» con 35.000 kilos de hachís en las proximidades de la Escuela Naval Militar de Marín, lo que le costó seis años de prisión. «En cuanto salió de prisión la última vez comenzó a organizar esta operación», afirman las fuentes consultadas por ABC.

Por su parte, José Andrés Bóveda Ozores, apodado Charly y Sandokán, es un empresario naval del clan de los Pasteleros que hasta ahora se dedicaba a proporcionar embarcaciones para las operaciones de tráfico de droga. Fue uno de los señalados por un «arrepentido», por lo que fue llevado a juicio. Sin embargo, nunca condenado por narcotráfico.