Acebes abordará un ambicioso plan para reducir la delincuencia. Ernesto Agudo

Entrevista con Ángel Acebes: «La superación de esta crisis es tan buena para España como para Marruecos»

En los pocos días que llevaba al frente del Ministerio del Interior, Ángel Acebes apenas ha tenido tiempo de terminar un único plato de judías verdes. El conflicto de Perejil y los golpes contra ETA, Al Qaida y los Grapo son los responsables -el primero, indigesto; los segundos , «delicatesen»- de esta dieta obligada. Y, además, la elaboración del plan contra la inseguridad ciudadana y la reforma de la ley de Inmigración. El ministro se mostró satisfecho por la superación de la crisis con Marruecos porque el acuerdo significa la recuperación del statu quo anterior en Perejil.

MADRID. M. MARÍN / D. MARTÍNEZ
Actualizado:

-¿Tras el acuerdo alcanzado ayer por la tarde, tiene España el compromiso de Marruecos de que no se repetirán actos como los ocurridos en el islote de Perejil?

- España valora muy positivamente el acuerdo alcanzado ayer porque con él se viene a recuperar el statu quo, es decir, que la situación volviera al punto en que se encontraba antes del 11 de julio, con el compromiso de ambas partes de mantener lo acordado. Todo ello se ha hecho con un testigo de excepción: Colin Powell, el secretario de Estado norteamericano. Además, el próximo lunes se entrevistarán en Rabat los ministros de Asuntos de Exteriores de España y de Marruecos, Ana Palacio y Mohamed Benaissa, respectivamente, para firmar este compromiso en los términos de la recuperación de ese statu quo, la postura expresada por España.

-¿Puede decirse que la victoria es de España?

-No se puede hacer semejante planteamiento porque cuando hay un acuerdo de estas características, los países que lo adoptan se benefician por igual medida. La superación de esta crisis es tan buena para España como para Marruecos. Los dos países salimos beneficiados con la nueva situación.

-¿Fue difícil llegar al acuerdo?

-Han sido negociaciones intensas, pero insisto en que lo importante es la recuperación del statu quo anterior y que las relaciones diplomáticas se encaucen por el camino de buena vecindad que debe corresponder a ambos países.

- ¿Temió el Gobierno que la comunidad musulmana de Ceuta y Melilla, muy vinculada a Marruecos, pudiera haber promovido algún tipo de agitación interna durante la crisis?

- Nunca tuvimos datos en este sentido. Durante estos días, tanto el intercambio de mercancías como la entrada y salida de personas se ha venido desarrollando con absoluta normalidad. Sólo el primer día, la Policía marroquí frenó la entrada hacia Ceuta durante unas horas. Después, se recuperó la normalidad. Lo mismo ha sucedido con la operación «Paso del Estrecho». Nunca tuvimos datos que nos hicieran sentir intranquilos.

-¿Y el hecho de que fuera la Guardia Civil la primera que avistara las fuerzas marroquíes en el islote, fue una pura casualidad o es que los servicios de inteligencia estaban en alerta ante esta posibilidad?

- Me remito a los hechos y lo cierto es que fue la Guardia Civil, cuyas patrulleras trabajan en la zona para luchar contra el tráfico ilegal de inmigrantes y de hachís, la primera en advertir lo que sucedía en la isla Perejil.

-Entonces sería usted el primero en informar al presidente del Gobierno. ¿Cómo reaccionó José María Aznar?

- Desde el primer momento fuimos conscientes de que no era una mera anécdota. La Guardia Civil informó desde el primer momento de que se trataba de militares marroquíes y de que habían instalado allí una bandera de su país. Además, se dieron cuenta de la entidad del asunto tras la primera conversación que mantuvieron desde el barco con quien se identificó como comandante del grupo que estaba en la isla. ¿La reacción de Aznar? Su reacción inmediata fue empezar los trabajos para coordinar la acción de los Ministerios, especialmente Exteriores y Defensa. Pero en estos momentos, lo importante es destacar que ambos países hayamos alcanzado un acuerdo para superar el conflicto.

- ¿Ha temido el Gobierno que se produjeran brotes de xenofobia contra los marroquíes en España?

- No. No ha ocurrido y además nunca deben ocurrir. Hay muchos marroquíes que viven con nosotros, trabajan aquí... y todo lo que hay que hacer es integrar. Lo contrario sería una equivocación, un error, y profundamente injusto. Con los marroquíes hemos mantenido estrechísimas relaciones. Son miles los que entran en España, por Ceuta y Melilla; son miles los españoles que invierten en Marruecos.

Plan contra la inseguridad

- ¿Ha empezado ya el Ministerio la reforma de la polémica ley de Inmigración?

- La reforma de la ley que anunció el presidente del Gobierno durante el debate sobre el Estado de la Nación afectará principalmente a los inmigrantes ilegales que cometen delitos. De esta forma, lo que se pretende es modificar el criterio actualmente vigente, según el cual lo habitual es que los inmigrantes delincuentes son expulsados del país excepcionalmente, como medida sustitutoria del cumplimiento de la pena, si no se trata de delitos graves. Así, tenderemos hacia un modelo en el que lo ordinario, y no lo excepcional, sea la expulsión del inmigrante que delinque, salvo que el criterio del juez sea distinto.

- ¿Y cuál será el núcleo del anunciado plan contra la inseguridad ciudadana?

- Tiene tres partes fundamentales: en primer lugar habrá modificaciones legislativas; segundo, habrá reformas en los procedimientos para acelerar la celebración de los juicios y la emisión de sentencias; y finalmente, reformas operativas en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.-¿Qué reformas legislativas habrá?- Se modificará el Código Penal en cuanto a la reincidencia y habitualidad de las conductas delictivas para agravar las sanciones en esos supuestos y también, una revisión en algunas penas. Además, hay un compromiso para reformar la Ley de Enjuiciamiento Criminal sobre el tratamiento de la prisión preventiva.-¿Y la aceleración de los procesos cómo podrá hacerse? Harán falta más medios...- La reforma para los nuevos juicios rápidos está ya camino del Senado y, simultáneamente, el Ministerio de Justicia está ultimando un ambicioso plan de aplicación de esos juicios. Además, el presidente del Gobierno ya anunció la creación de nuevos Juzgados penales que actúen en funciones de guardia. La clave está, más que nada, en los juicios rápidos. El tratamiento de la reincidencia o la prisión provisional serán positivos, pero el adecuado funcionamiento de los juicios rápidos es esencial. Que pueda juzgarse en 24 ó 48 horas al ladrón a pequeña escala y tenga su sanción en muy poco tiempo y que, por ejemplo, a la tercera o cuarta vez le pueda ser aplicada como agravante la reincidencia en la conducta delictiva, va a ser una medida absolutamente eficaz en la lucha contra la delincuencia.- ¿Y el plan operativo?- Es esencial la presencia de la Policía en la calle y para asegurarla es necesario el esfuerzo que hará el Gobierno con la creación sostenida de plazas. La convocatoria permanente de 4.200 plazas de policías y de 2.200 de guardias civiles cada año va a influir positivamente en la lucha contra la delincuencia. Ahora mismo están garantizadas las plazas para 2003 y 2004, lo que generará una estabilidad creciente de policías en la calle como no se ha producido al menos desde 1990. Hay un proyecto comprometido y estable, que vendrá acompañado de un plan para que esa presencia policial se produzca especialmente en los sitios donde más falta hace. - Será también necesaria una especialización de los agentes...- Sí, también trabajamos en ello. La gran amenaza a la seguridad es que asistimos a nuevas formas de criminalidad en las que si no llegas al núcleo de una trama organizada no consigues acabar con ella. Fíjense en la trata de seres humanos, las grandes redes de narcotraficantes o el terrorismo. Son grandes redes que operan de forma transfronteriza, con grandes cantidades de dinero  y que aprovechan la desaparición de las fronteras y los rápidos sistemas de comunicación para delinquir. Y a eso hay que dar una respuesta.- La presencia policial en la calle y la especialización también figuraban como objetivos del Plan 2000 elaborado por Mayor Oreja. ¿Las nuevas medidas significan que ha fracasado este plan?- No. Este ha sido el latiguillo que el PSOE se ha sacado últimamente... Es que en materia de seguridad, de lucha contra la delincuencia y el terrorismo hay determinadas constantes que no pueden confundirse con fracasos de actuaciones anteriores. Todo lo contrario. Ahora hablamos de las muchas detenciones que se producen... Y cualquier observador objetivo que analice el incremento de las detenciones en los últimos años verá que es importantísimo. Las medidas que han ido adoptándose, como el Plan 2000, han dado sus frutos. Pero ¿qué ocurre? ¿Hay que pensar que cualquier plan va a producir que la delincuencia sea cero? No, eso no se va a producir nunca. - Sí, pero en cualquier caso la delincuencia ha aumentado.- Claro, hay nuevas formas de criminalidad y nuevas situaciones que se van multiplicando. Antes no había una actividad de las redes organizadas como se produce ahora. Es evidente que según avanza nuestra integración en la UE, debemos buscar más respuestas a las nuevas formas de criminalidad. - Usted se ha bautizado en el Ministerio con tres éxitos: uno contra ETA, otro contra Al Qaida y otro contra los Grapo. ¿Esto va a facilitar una respuesta más rápida a las demandas que hacen los sindicatos policiales, que están en pie de guerra con el Ministerio?- El Ministerio va a hablar con los sindicatos policiales sobre sus reivindicaciones. Pero no creo que se deba vincular una cosa con otra. Independientemente de las reivindicaciones, lo cierto es que, de una manera modélica y ejemplar, nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad protegen y defienden los derechos y libertades de los ciudadanos con su trabajo diario. de hecho, ellos mismos no vinculan una cosa con otra.- ¿Cree que el PNV puede haber pedido a ETA un parón en su actividad terrorista para ayudarle así a desarrollar su programa soberanista?- No tengo ningún dato.Arzalluz insiste en mentir- Pero se venía hablando de la posibilidad de una tregua... - No. Y, por otra parte, creo que repetir ese debate de «Estella» o «Estella 1», es al final la misma estrategia y variante sobre un objetivo que ya conocemos. No debemos caer en esa trampa. Lo único que tiene que hacer ETA es abandonar de manera definitiva y para siempre las armas como medio para conseguir teóricos o hipotéticos objetivos. Eso es lo único que se puede reclamar. Lo demás son intentos de desviar la atención, de generar confusión y falsas hipótesis sobre la realidad.- ¿Ha hablado ya con Balza para coordinar su actuación?- Sí. Hay muchas materias en las que las relaciones del Ministerio con la Consejería vasca de Interior son diarias y permanentes, como la coordinación y protección de determinados cargos en el País Vasco. Eso siempre se ha mantenido. En cualquier caso, hemos quedado en hablar más y tener una reunión.- ¿Y qué le parece la frase de Arzalluz de que el Gobierno quiere mezclar al PNV con ETA porque su objetivo es ilegalizar al PNV?- Pues una prueba más del mensaje confuso, victimista y falso que lanzan permanentemente algunos dirigentes del PNV. Vienen repitiéndolo desde que anunciamos la ley de partidos. Antes de conocerla ya decían que era una ley que iba a buscar la ilegalización de cualquier partido que fuese crítico con lo que establece la Constitución. Y desde ahí ha empezado algo que sólo mantiene el PNV porque toda la comunidad jurídica, los analistas..., en fin, todo el que ha mirado con lupa esta ley dice que es impecablemente constitucional y respetuosa con la ideologías que pueda tener cada partido... Todos menos Arzalluz, que insiste en mentir a los ciudadanos. Simple y llanamente, miente a sabiendas porque el PNV sabe que no se puede ilegalizar a un partido en función de su ideología. El PNV puede tener como último objetivo la independencia y lo puede defender, pero dentro de las reglas que establece la democracia. Lo que no se puede hacer es lo que hace ETA con todos sus brazos, incluido el político: matar para conseguir ese objetivo. Y sólo al que hace eso es al que se puede colocar fuera de la ley. El PNV se ha colocado permanentemente al lado de Batasuna, incluso en manifestaciones en la calle.- ¿Cuándo instará el Gobierno la ilegalización de Batasuna?- Tiene que producirse una serie de conductas graves y reiteradas y a partir de ese momento será posible. Y le recuerdo a Arzalluz, para que no haya dudas, que quien lo decide es un Tribunal y nada menos que el Supremo.