Un ciudadano ejerciendo su derecho al voto en las elecciones generales del 28 de abril
Un ciudadano ejerciendo su derecho al voto en las elecciones generales del 28 de abril - Guillermo Navarro
Elecciones 10N

¿Cuál es el coste de las elecciones generales del 10 de noviembre?

La LOREG reduce también el calendario, la publicidad y los sondeos en campaña

Elecciones generales: el Rey convocará las cuartas elecciones en cuatro años

Sesión de control, previa a la repetición de elecciones, en directo

MadridActualizado:

Elecciones generales nuevas, reglas nuevas. La repetición de los comicios estará regida por primera vez por la reforma de la Ley Electoral acordada por los partidos en 2016 para segundas llamadas a las urnas y trae consigo cambios en el calendario, las subvenciones públicas, el gasto máximo permitido y la difusión de encuestas. Cuestiones todas ellas que los partidos políticos tendrán que tener en cuenta a la hora de definir su estrategia.

Las novedades que más afectarán a las formaciones son económicas, ya que los partidos tendrán que apretarse el cinturón. El Estado recortará un 30 por ciento la subvención destinada a los gastos electorales de los partidos, para favorecer campañas más austeras y evitar la saturación de la ciudadanía. Así, cada partido obtendrá unos 14.820 euros por cada escaño que obtengan en el Congreso y el Senado, frente a los casi 21.200 que percibieron en las últimas elecciones. Por cada voto obtenido para el Congreso percibirán 56 céntimos en lugar de los 81 anteriores, y por cada sufragio recabado para el Senado ingresarán 22,4 céntimos frente a los 32 de abril.

Evitar la saturación

Junto a esta medida, entra en vigor otro límite financiero para asegurar que los partidos políticos no entren en dispendios. Se trata del recorte del gasto máximo permitido a la mitad. Y para evitar el empacho de la ciudadanía, el tiempo gratuito de propaganda en los medios de comunicación públicos se verá rebajado a la mitad. También se reduce un 50 por ciento el gasto máximo permitido a los partidos en publicidad instalada en soportes comerciales e incluso en los medios de comunicación.

Otro cambio importante respecto a unas elecciones «normales» es el del calendario. La reforma de la LOREG reduce de 54 a 47 días la duración del proceso electoral y rebaja también de quince a ocho las jornadas de campaña electoral. Este recorte afecta de manera indirecta a la publicación de los sondeos y encuestas electorales, ya que la misma ley prohíbe su difusión o reproducción durante los cinco días anteriores a la votación que, en esta ocasión, serán la mayor parte de la campaña. El calendario de campaña se limitará, por tanto, a arrancar el próximo día 1 de noviembre y concluir el 8 de noviembre. El día 9 sería la jornada de reflexión y el día 10 tendría lugar la nueva votación. Para los españoles residentes en el exterior hay buenas noticias ya que los que rogaron el voto en las elecciones de abril no tendrán que volver a solicitarlo.

«Llegar a más gente»

A estas novedades se une otra más al margen de la reforma: la entrada de Vox en el Congreso. Su posición como fuerza parlamentaria relevante daría entrada a su presidente, Santiago Abascal, en los debates electorales que se pudieran organizar entre los cinco principales candidatos a presidente del Gobierno. Así podría medirse en televisión, cara a cara, con el presidente en funciones, Pedro Sánchez, los presidentes del PP, Pablo Casado; Ciudadanos, Albert Rivera; y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Además, el partido verde tendrá derecho a subvención por la propaganda política que envíe por correo. Dos vías de publicidad que tuvo vetadas ante las elecciones generales del 28 de abril y que ayer el propio Abascal consideró como «una oportunidad para llegar a más gente». Un factor que no están teniendo las encuestas electorales que se han publicado hasta ahora.