Amaia Izko, el sábado en Bilbao
Amaia Izko, el sábado en Bilbao - EFE

Una concejal de EH Bildu deberá abandonar el cargo tras la condena a los abogados de ETA

Amaia Izko no pisará la prisión pero tampoco podrá mantenerse como edil tras ser condenada a tres años de inhabilitación

Bilbao Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Finalmente, el casi medio centenar de abogados acusados de pertenecer al «frente de makos» han reconocido que trabajaban bajo las órdenes de ETA. Para algunos, la pena de cárcel es el menor de sus problemas. Es el caso de Amaia Izko, concejal de EH Bildu en Pamplona, que no pisará la prisión pero tampoco podrá seguir en el cargo tras ser condenada a tres años de inhabilitación.

Izco es una de las 47 personas que este lunes han reconocido que colaboraban con ETA o incluso pertenecían a su estructura. Eran el nexo entre la dirección y los presos que permitía a la banda terrorista mantener su unión. Tras el acuerdo alcanzado entre las defensas y las acusaciones —Fiscalía, AVT y Dignidad y Justicia—, las penas se han rebajado cuantiosamente, de forma que el grueso de los acusados evitará la cárcel.

Eso no significa que no vaya a haber consecuencias para los radicales. Una de las más perjudicadas es la propia Izko, que ha aceptado una pena un año y medio de cárcel y a tres años de inhabilitación para cargo o empleo público. Por ello, deberá abandonar el escaño que ocupa en el Ayuntamiento de Pamplona, según han confirmado fuentes de la AVT.

Entre los condenados hay otras caras conocidas del ámbito político, como el abogado Iñaki Goioaga, que fue senador por EH Bildu. Su designación se produjo en 2013, y provocó un terremoto en el Parlamento vasco. El PP, que defendió que se estaba produciendo una nueva humillación a las víctimas del terrorismo, retiró a su propia candidata, Juana Iturmendi.