La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante su itnervención en la diputación permanente
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante su itnervención en la diputación permanente - EFE

Choque entre Calvo y Montero por la «guerra sucia» contra Podemos

La portavoz en el Congreso de Podemos replica a la vicepresidenta que «hay pruebas suficientes de que las cloacas del Estado» continúan con el PSOE en La Moncloa

MadridActualizado:

En Podemos están utilizando el espionaje del excomisario José Manuel Villarejo como carta electoral para el 28 de abril y como arma contra el PSOE. Por ello la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha explotado hoy contra la formación liderada por Pablo Iglesias, desde donde llevan días acusando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de no poder «limpiar» por sí solo las cloacas del Estado.

A la entrada de la Diputación Permanente en el Congreso, Calvo ha aseverado que «la guerra sucia» de la que les acusan desde Podemos «no existe» con Sánchez, pese a que Iglesias haya estado agitándo la idea desde que acudió a la Audiencia Nacional para ser interrogado por el juez que investiga el caso de Villarejo. La vicepresidenta del Gobierno ha apelado a las palabras del minsitro del Interior, Fernado Garnde-Marlaska, que ya explicó este lunes que ha adoptado «medidas claras y contundentes» para suprimir las «cloacas del Estado» y la «polícia política» desde que asumió la cartera.

Las palabras de Calvo sin embargo no sirvieron para generar confianza en Podemos, que utilizará esta idea fuerza contra los socialistas y el resto de partidos en liza durante toda la campaña. La portavoz en el Congreso, Irene Montero, ha replicado a la vicepresidenta asegurando que existen indicios de que las cloacas del Estado se mantienen con el PSOE en el poder: «Hay pruebas más que suficientes que indican que todavía no se ha desarticulado la policía politica». Aunque Montero se quedó en la acusación epidérmica porque el caso está bajo secreto de sumario.

«Que el PSOE dé explicaciones»

La número dos de Podemos sí que ha exigido al PSOE que dé explicaciones sobre por qué han torpedeado la comparecencia del excomisario en la Cámara Baja: «Urge que el PSOE explique por qué se ha negado a que Villarejo comparezca en sede parlamentaria sobre las cloacas del Estado».

Más pruebas de que nada a cambiado con Sánchez, a juicio de Montero, son que «cuando nosotros hemos querido la comparecencia del señor Villarejo y de otros mandos que podrían estar involucrados en esta trama el PSOE ha unido sistemáticamente sus votos al PP y Cs para evitarlo».

La trama que investiga la Audiencia Nacional donde está perjudicado Iglesias se convierte así en un golpe de efecto a menos de un mes para el 28-A. Una coyuntura que no pueden desaprovechar como baza electoral en un momento en el que los sondeos les desplazan a cuartas y quintas posiciones.

Una trama con tres patas

Concretamente, Iglesias acudió a la AN para testificar sobre la información que fue intervenida en el móvil que alguien robó en 2016 a Dina Bousselham, su asesora en su etapa en Europa y persona de confianza, en un centro comercial. Esta investigación ha dado pie a una décima pieza del caso Tándem llamada DINA. Amende de que el lunes el juez Manuel García Castellón citó en calidad de testigo al presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio, con respecto a las informaciones publicadas sobre Iglesias.

Según Montero, y como lleva denunciado Iglesias estos días, la operación contra Podemos tiene tres patas. La pata policial donde un grupo de policías corruptos fabrican pruebas falsas contra Podemos, como el informe PISA; la pata política, donde parece que se apunta al ministerio del Interior del Gobierno del PP; y, finalmente, explica Montero, la pata de medios en la que vincula a «Okdiario» y a su director, Eduardo Inda, con la información falsa.