La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en el escritorio del Congreso - EFE | Vídeo: Atlas

Batet se esconde tras el Supremo para no resolver la suspensión de los diputados presos

La Mesa del Congreso se reunirá mañana jueves para estudiar la situación de los presos electos

MadridActualizado:

La tercera autoridad del Estado no quiere cargar con el peso de suspender de sus funciones de diputados a los presos del «procés». No por ahora, porque, asegura, necesita más «información». La nueva presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, considera que es el Tribunal Supremo quien debe pronunciarse sobre la suspensión de los diputados electos. «El Tribunal Supremo es el competente para determinar las consecuencias de las conductas de quién está juzgando», ha aseverado Batet, en una rueda de prensa en la Cámara Baja, tras su audiencia con el Rey.

Ayer, tras prometer su cargo en la sesión constitutiva de las Cortes, Batet envió una carta al Alto Tribunal solicitando más información para que el órgano rector del Congreso sepa cómo proceder bajo la Ley Procesal con los cinco parlamentarios electos tras las elecciones del 28 de abril; Oriol Junqueras y Raül Romeva, de ERC, y de Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, de Junts per Catalunya (JxCat).

El envío de dicho escrito sirve a Batet para evitar por el momento que la Mesa asuma la responsabilidad de suspender a los presos electos y, al mismo tiempo, obliga al Supremo a pronunciarse otra vez sobre un asunto que ya dejó en manos del Congreso hace unos días. Según ha explicado la presidenta del Congreso, «el auto que remitió el Tribunal Supremo se refería solo a la sesión constitutiva» y, por ello, ella quiere ahora «conocer la situación para toda la legislatura». Así, todo apunta a que la respuesta de los magistrados se dilatará hasta después de las elecciones autonómicas, municipales y europeas del próximo 26 de mayo.

Batet decidió enviar ayer el escrito a la Sala que juzga a los presos del «procés» de manera unilateral, sin consultar al resto de miembros de la Mesa, en una maniobra que no sentó bien. «Forma parte de mis obligaciones atender al ejercicio de las funciones de Presidencia, y una de ellas es interesarme por aquello que pueda obstaculizar el ejercicio de las funciones», se ha defendido, preguntada sobre las ampollas que ha levantado su postura. «La presidencia no ha tomado ninguna decisión del fondo de la cuestión, sino que ha remitido al Tribunal Supremo una carta para solicitar más información», había expresado previamente.

La Mesa se reúne mañana

La presidenta del Congreso ha confirmado que la Mesa se reunirá mañana por primera vez en la legislatura a las 12.30 horas del mediodía. Pero no ha aclarado si mañana pedirá un informe a los letrados del Congreso sobre cómo actuar con los presos o si esperará a la respuesta del Supremo.

«Mi posición es esperar a que se reúna la Mesa y podamos debatir cuál es la mejor vía, y si es necesario pedir informes adicionales se hará», ha expresado Batet, que asegura que mañana todos los grupos «podrán expresar su opinión y debatir sobre la situación de los presos». Es más, la Mesa analizará mañana los escritos que Partido Popular, Ciudadanos pidiendo su «inmediata suspensión».

Con una respuesta del Tribunal Supremo en proceso y con una mayoría progresista (PSOE y Podemos) en la Mesa que espera dicha réplica, el órgano mañana no se pronunciará a favor de la suspensión y se dilatará el proceso hasta después del 26-M. Aunque el Supremo podría volver a responder que es competencia del Congreso y del Senado suspender a los presos electos.

Por otro lado, la Fiscalía del Tribunal Supremo considera que la suspensión a los diputados Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull debe aplicarse de forma inmediata. Con este objetivo, el Ministerio Público ha pedido este martes al tribunal del «procés» que suspenda de forma automática a los procesados por el 1-O.

La Fiscalía recuerda que las Mesas de Congreso y Senado —el senador Raül Romeva se encuentra en la misma situación— deben adoptar las medidas precisas para dar plena efectividad a esta previsión legal. Los fiscales buscan con este escrito que la suspensión de los presos sea inmediata y automática, sin necesidad de dejarla en manos de los políticos ni que sean ellos los que manejen los tiempos, como está tratando de hacer Batet.