Captura del vídeo difundido por la Policía rumana - ABC
Vídeo de la detención de Sergio Morate

Así fue la detención de Sergio Morate, sospechoso del doble crimen de Cuenca, en Rumanía

El presunto asesino se encontraba sentado en la cama cuando la policía rumana irrumpió en el edificio de Lugoj en el que se escondía. Las autopsias revelan que Laura y Marina fueron golpeadas y estranguladas

Actualizado:

La Policía rumana ha difundido este viernes el vídeo en el que se recoge el momento de la detención de Sergio Morate, principal sospechoso del asesinato en Cuenca de Laura y Marina. En la grabación se ve a las fuerzas de seguridad entrando en el domicilio de Lugoj en el que se encontraba escondido.

Morate estaba sentado en la cama y saltó sorprendido por la irrupción de los policías en la casa. En esos momentos, estaba acompañado por otras dos hombres, que también fueron detenidos. Después, todos ellos abandonan la casa esposados y se suben a un furgón policial. Las imágenes demuestran que no opusieron resistencia a su detención.

Morate llegó a Rumanía en su coche, un Seat Ibiza de color verde, tras salir de España por la frontera de Portbou. Se trataba de un itinerario lógico de camino a Rumanía, que lo llevó también por el norte de Italia. Horas después del hallazgo de los cadáveres de Laura y Marina los investigadores ya eran optimistas sobre una rápida resolución del caso.

La operación para detener a este sujeto implicó la activación de todos los mecanismos de cooperación policial internacional tanto a nivel policial –Interpol y Sirene–, como bilateral, a través de los oficiales de enlace de los distintos países implicados. Además, el juez ordenó ayer por la mañana una orden europea de detención y entrega y las comisiones rogatorias, ya que el arresto iba a ser inminente.

La fase final del dispositivo se lanzó a las seis y media de la tarde, cuando Morate y dos individuos abandonaron una casa de Lugoj que ya era previamente vigilada. Durante todo el día de ayer, un equipo de forenses realizó la autopsia de los cadáveres de Laura y Marina. Las dos fueron estranguladas. Los antecedentes del asesino hacen que no se descarte que incluso hubiera algún tipo de agresión sexual.

Muy deteriorados

Los cuerpos estaban muy deteriorados por la acción del fuego, de la cal viva con la que fueron rociados y también por los efectos del fuerte calor que desde el jueves de la semana pasada se ha registrado en toda la provincia. Precisamente por eso no fue posible determinar a simple vista la causa de la muerte. No utilizó arma de fuego y en principio tampoco armas blancas, puesto que las heridas son fácilmente detectables y no se han localizado.

Las autopsias revelan que el criminal se empleó con una violencia brutal

En cuanto a la otra gran incógnita, el dónde las mató, la lógica de los hechos apunta a que los crímenes se debieron de perpetrar en el piso del sospechoso, quien tras dar muerte a las mujeres habría bajado los cadáveres al coche, estacionado en el garaje. El problema es que ni en la casa, ni en el estacionamiento se han encontrado rastros evidentes que lo confirme.

Otra hipótesis sería mucho más extraña, pues supondría que hubiera «convencido» a las dos jóvenes de que subieran a su coche y las habría matado luego en otro lugar. Solo habría sido posible con amenazas de muerte convincentes, porque hay que recordar que el motivo de la visita al piso era, precisamente, la ruptura final entre Sergio Morate y Marina.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, afirmó ayer que las autoridades españolas van a realizar todas las gestiones necesarias para que Sergio Morate sea entregado a España «lo antes posible». Además, felicitó a la Policía por la investigación realizada «en un tiempo rápido».