Pérez Tapias, el aspirante de formas suaves y talante más radical
José Antonio Pérez Tapias, candidato a secretario general del PSOE - Efe
PSOE - pERFIL

Pérez Tapias, el aspirante de formas suaves y talante más radical

Defiende algunas de las posturas más radicales en el Partido Socialista

Actualizado:

Desde que el más veterano de los aspirantes a liderar el PSOE iniciara la carrera de las primarias (fue el primero en presentar su candidatura el 31 de mayo pasado), a José Antonio Pérez Tapias se le ha considerado el menos aventajado para conseguir el objetivo de dirigir un partido en plena catarsis. Sevillano y bético de 1955, pero afincado en Granada desde que llegó como estudiante universitario, este reputado profesor de Filosofía recibe elogios por su carisma tolerante y bonhomía.

No obstante, muchos piensan que en realidad es un lobo que bajo su piel de cordero defiende las posturas más radicales del PSOE actual -agrupadas en torno a la corriente Izquierda Socialista- basadas en conceptos irrenunciables como el republicanismo, el laicismo o la negativa tajante a formar eventuales coaliciones de Estado con el Partido Popular.

El actual decano de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada, casado y con dos hijos, ha tenido cargos públicos como el de delegado de Cultura de la Junta de Andalucía en la provincia granadina, a la que también representó como diputado nacional en las legislaturas del Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Críticas a Zapatero

Precisamente, Pérez Tapias dedicó en 2010 el libro «La izquierda que se busca» a cuestionar el giro político del entonces presidente del Ejecutivo, cuando esta ya había comenzado un declive imparable y el partido entraba en una crisis política que todavía hoy no ha superado.

Personalmente, Pérez Tapias depara sorpresas alejadas del cliché del pensamiento de izquierdas, al considerarse católico practicante además de ser graduado en Teología. Pero esto no le impide para defender de forma vehemente un Estado laico donde la denuncia del Concordato con la Santa Sede pasa por ser asignatura obligatoria. Igualmente, exige una «ineludible» reforma de la Constitución para consagrar una España federal.

«Personalismos nefastos»

Como aspirante a dirigir el PSOE, el candidato que menos avales ha obtenido para conseguirlo (casi 10.000, a mucha distancia de sus competidores), aboga por que el futuro líder socialista no sea el candidato a La Moncloa. «Tanto personalismo es nefasto», dice a la vez que insiste en ayudar a «reconstruir» su partido apartándose de la «acumulación de poderes» y poniendo fin a la «estructura jerárquica» de la que tan alejado se siente. De hecho, este afiliado a la UGT suspira porque las sedes socialistas «vuelvan a ser las casas del pueblo». Todo un guiño al militante alejado de los aparatos del partido.

Con buena oratoria y con la vitola de ser el más alejado de los postulados del PSOE actual -que estaría «contagiado de neoliberalismo», según critica-, Pérez Tapias intenta convencer a los militantes de que él es el idóneo para «garantizar la imparcialidad» en las primarias que elegirán al candidato para las próximas elecciones generales.