El Tribunal Superior de Justicia de Baleares confirma la segunda condena a Jaume Matas
Jaume Matas, en una imagen de archivo - joan llado

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares confirma la segunda condena a Jaume Matas

El expresidente autonómico deberá pagar una multa de 9.000 euros y devolver 42.111 euros por un delito de cohecho, al haber propuesto a un amigo que contratase a su esposa para un trabajo ficticio

Actualizado:

La Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB) ha confirmado este lunes la segunda condena contra el expresidente autonómico Jaume Matas en el marco del "caso Palma Arena", que le obliga a pagar 9.000 euros de multa y a devolver 42.111 euros por un delito de cohecho. Una vez desestimado el recurso de apelación presentado por Matas, la sentencia del TSJIB ya sólo podrá ser recurrida ante el Tribunal Supremo.

El pasado mes de diciembre, un jurado popular había emitido un veredicto de culpabilidad contra Matas, confirmado luego por el juez, tras el juicio centrado en la pieza separada número seis del "caso Palma Arena". En esta pieza, el antiguo líder regional del PP estaba acusado de haber presionado a un amigo hotelero para que en 2007 contratase a su esposa, Maite Areal, por un trabajo que nunca se habría llevado a cabo.

El jurado consideró probado que el sueldo que recibía Areal, de casi 3.000 euros al mes, era en realidad un regalo o donación para Matas, quien hasta mediados de 2007 había sido el máximo mandatario de Baleares.

El dinero, en las cuentas de la señora Areal

En el transcurso de la vista oral celebrada la pasada semana en el TSJIB, el abogado de Matas, Miquel Arbona, señaló que "lo único acreditado es que el dinero recibido por la señora Areal se mantuvo en las cuentas de la señora Areal". En esa misma línea, Arbona afirmó que no existiría "ni una sola prueba" de que los pagos que percibió Areal hubieran sido transferidos con posterioridad a Matas. Por su parte, el fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, pidió al TSJIB que confirmase la condena inicial, al considerar probado que el contrato firmado hace siete años entre el hotelero y Areal era ficticio. En este sentido, Matas habría aceptado un "regalo, dádiva, donación o como queramos llamarlo" que se habría hecho "en consideración" a su condición como presidente autonómico.

En la actualidad, Matas se encuentra a la espera de saber si el Gobierno central le concederá o no el indulto que solicitó tras su primera condena judicial en firme, de nueve meses y un día de cárcel por tráfico de influencias, en el marco de la pieza separada número dos del "caso Palma Arena". En dicha pieza se investigaban presuntas irregularidades en la contratación de un periodista para la redacción de los discursos de Matas, así como las subvenciones que le fueron otorgadas. De momento, tanto el Tribunal Supremo como la Fiscalía han informado ya en contra de la posible concesión de dicha medida de gracia.