Óscar López, secretario de Organización del PSOE
Óscar López, secretario de Organización del PSOE - efe
CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El PSOE redobla su ofensiva parlamentaria contra la nueva ley del aborto

La oposición solicita las comparecencias de la vicepresidenta, Sáenz de Santamaría, y los ministros de Justicia y Sanidad

Actualizado:

El PSOE está dispuesto a convertir el nuevo anteproyecto de ley para la interrupción del embarazo en su principal punta de lanza contra el Gobierno de cara al año que viene. Una estrategia que puede sorprender a pocos —desde hace meses, y sin conocer el texto, los socialistas cargan de manera furibunda contra la reforma—, pero que ayer confirmó el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, al avanzar en Ferraz que su grupo parlamentario pedirá este mismo jueves la comparecencia tanto de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, como de los ministros de Justicia, Alberto Ruiz- Gallardón, y Sanidad, Ana Mato, en la Diputación Permanente del Congreso. El dirigente socialista consideró necesarias las explicaciones sobre un texto que tachó de «alineado con las tesis de la derecha más extrema del país» y redactado para «contentar» al ala dura del PP. IU también pedirá las comparecencias de Gallardón y Ana Mato.

Sin embargo, y dado que el anteproyecto ni siquiera ha llegado aún al Congreso —y faltan varios meses para que lo haga— lo más plausible es que los populares rechacen las peticiones o las deriven a las comisiones correspondientes donde transcurrirán semanas antes de que sean resueltas. De hecho, el portavoz adjunto del PP, Rafael Hernando, ya advirtió ayer de que la solicitud del PSOE no es «oportuna».

Con este movimiento, los socialistas intentan redoblar y mantener viva la presión sobre el Gobierno habida cuenta de que se abre ahora un compás de espera hasta que el Consejo General del Poder Judicial, la Fiscalía, los distintos ministerios implicados van elaborando los informes preceptivos sobre el texto, a los que se añadirán también la posición de los colegios profesionales y distintas asociaciones. La previsión del Gobierno es que, si los plazos se cumplen, el anteproyecto pueda iniciar su tramitación parlamentaria antes del próximo verano.