Aborto: voces a contracorriente en el PP
El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ayer en Santiago - abc

Aborto: voces a contracorriente en el PP

El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, cree que «vale la pena mejorar» la ley del aborto

Actualizado:

Un día después de que el ministro Alberto Ruiz-Gallardón defendiese la reforma de la ley del aborto en una entrevista con ABC, el presidente de la Xunta se mostró ayer cauto al valorar la norma estatal que en breve iniciará su tramitación parlamentaria. Alberto Núñez Feijóo deseó que, dentro de ese debate en el Congreso se puedan encontrar «puntos de entendimiento» para enriquecer la ley, dado que, a sus ojos, se trata de un «asunto de enorme complejidad política, jurídica y moral», indicó tras la reunión semanal con su gabinete.

Ante este escenario, el presidente autonómico entiende que «sería bueno» aprobar una norma con el mayor respaldo posible de las Cortes. «Me gustaría que tuviéramos una ley de mayor consenso y espero y deseo que entre todos sea posible», puntualizó un Feijóo que apeló al entendimiento para llegar a acuerdos en su redacción, a sabiendas de que las posturas actuales entre el Gobierno y los demás grupos parlamentarios permanecen muy distantes.

Malformación del feto

Sin caer en la crítica directa hacia el Ejecutivo central, el presidente de la Xunta sí lanzó un mensaje claro: «Creo que bien vale la pena mejorar el texto». Preguntado más pormenorizadamente por la supresión del supuesto de malformación del feto —el anteproyecto limita a dos casos la interrupción del embarazo, esto es, por violación o riesgo para la salud psíquica y física de la madre—, Feijóo indicó que «conviene concretar» la ley en ese aspecto. Y hasta ahí llegaron sus declaraciones. Al ser cuestionado por su opinión personal, zanjó: «La daré en los canales del partido».

No desaprovechó, sin embargo, la oportunidad para reprochar el cambio de la anterior normativa realizado en 2010 por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, que echó por tierra un texto que databa de 1985 y que había sido elaborado también por otro gobierno socialista, el de Felipe González. «Teníamos una ley desde el año 85 que no convenía reformar, una ley que la sociedad había asumido como una ley adecuada», recordó Feijóo.

Las declaraciones del presidente gallego apuntan a una tramitación parlamentaria que podría cambiar el texto original de la Ley, como así dejó ayer entrever el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, al no querer pronunciarse sobre la posibilidad de introducir modificaciones.

Feijóo, con sus palabras, alimentó el caldo de cultivo que se ha generado en el Partido Popular contra algunos aspectos de esta ley. Dirigentes populares se han pronunciado a favor de cambiar cuestiones tales como la imposibilidad de abortar cuando hay una malformación del feto, como así lo manifestó la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, que ha sido una de las voces más críticas con el texto aprobado por el Consejo de Ministros.

Igualmente, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, se ha mostrado más partidaria de la ley de plazos, que de la supuestos, que es la que apoya el Partido Popular, aunque sí apoya la modificación de la ley en lo que se refiere a la edad para abortar sin permiso paterno, antes fijada en los 16 años.

Finalmente, el presidente del PP de Guipuzcoa, Borja Semper, ha pedido que se vote en conciencia» porque los «partidos no son sectas».