audiencia nacional

Dos empresarios que blanqueaban dinero en la red de Gao Ping deberán comparecer cada mes

El juez les imputa delito fiscal y cooperación para el blanqueo de capitales

Actualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha dictado comparecencias mensuales en el juzgado para dos empresarios imputados en el «caso Emperador» que han declarado este miércoles ante el magistrado por ayudar a blanquear dinero de la red liderada por Gao Ping.

El juez ha interrogado a José Velasco Meseguer y Santiago Calle Quirós, y mientras el primero ha respondido a las preguntas del juez, el segundo se ha acogido a su derecho a no declarar, según han informado fuentes jurídicas.

Para ambos, Andreu ha decretado la medida cautelar de comparecer cada mes en el juzgado, han explicado las mismas fuentes. Estas dos personas forman parte de una quincena de empresarios y personas acaudaladas que supuestamente usaron la red mafiosa liderada por el chino Gao Ping para blanquear dinero, a los que se les imputa delito fiscal y cooperación para el blanqueo de capitales.

Estas personas están relacionados con la llamada «trama hebrea» de la red de Gao Ping, una organización dirigida por ciudadanos de origen israelí y liderada por Malka Maman que ayudaba a los empresarios, así como a la red china, a blanquear grandes cantidades de dinero.

La red hebrea captaba a empresarios y personas acaudaladas, a los que la Policía llama «receptores», con mucho dinero en paraísos fiscales, y que, o bien querían tenerlo en metálico sin pagar impuestos, o bien no deseaban que se supiera su verdadero patrimonio.

La red hebrea entregaba el dinero en metálico a los empresarios a cambio de que estos realizaran una transferencia por esa cantidad, más una comisión, desde sus cuentas en paraísos fiscales a otras cuentas que les facilitaban y que estaban vinculadas con la trama de Gao Ping, también en paraísos fiscales como Suiza, Panamá o Hong Kong..

La trama china daba así el dinero en metálico a los hebreos porque necesitaba traspasar a China grandes cantidades sin pagar impuestos, y luego recibía ese dinero por medio de transferencias que le hacían los empresarios con la intermediación de los hebreos.